Un buen proyecto para el verano



Contactos para participar desde León en la Jornada de la Familia en Torreciudad y en el Jubileo de 150 Aniversario de Lourdes.



987 22 80 65
630 410 619
680 886 602


Peregrinación a Torreciudad y a Lourdes 12, 13 y 14 de Septiembre

Precio por persona 140 €
Suplemento habitación individual 25 €
Precio 3ª persona habitación triple 136 €

Benedicto XVI de vacaciones



Desde el 29 de julio Benedicto XVI está en Bresanona para difrutar de un periodo de descanso que durará hasta el 11 de agosto en el Seminario Mayor de esta ciudad del Tirol italiano.

En la mañana de ese día el Papa dejó Castel Gadolfo y fue recibido en Bresanona, entre otros por el obispo Wilhelm Egger. Un grupo de Schützen, la banda musical de la ciudad y algunos niños le dieron la bienvenida.

Desde la ventana de la biblioteca el Papa saludó y dio las gracias al pueblo por esta acogida. Las citas públicas programadas son el domingo 3 de agosto, la oración del Ángelus en la plaza de la catedral; el miércoles 6 de agosto, el encuentro con los sacerdotes en la catedral de Bressanona; el sábado 9 de agosto, la ceremonia de entrega de la ciudadanía honoraria en el seminario y el domingo 10 de agosto, el Ángelus en la misma plaza de la catedral.

El regreso a Castel Gandolfo será el 11 de agosto.

Capacidad de reflexión


La sociedad está construida sobre el diálogo. Pero dialogar no es simplemente “hablar”.Hace falta también capacidad de interioridad, profundidad, reflexión, de búsqueda sincera de la verdad. Cuando esto ocurre, todos aclaramos nuestras ideas y la verdad sale ganando. La televisión ha servido de vehículo de este diálogo. Pero muchas veces, incluso en debates televisivos en horas de gran audiencia y con personajes importantes, el diálogo sereno y reflexivo pasa al grito, la acusación sin sentido, y la burla del contrario. Así, la verdad sale perdiendo. La “telebasura” ha contagiado hasta los temas más serios. Reproducimos un artículo de Gianfranco Ravasi, publicado en el diario italiano L’Avvenire el 26 de noviembre.



“Hay personas que hablan y hablan... hasta que, al final, encuentran algo que decir. Cuanto menos se reflexiona, más se habla. Pensar es hablar consigo mismo. Y cuando se habla a uno mismo, no se nos pasa por la cabeza hablar a los demás. He tenido ocasión de citar alguna vez un aforismo fulminante de la tradición judía: “El estúpido dice lo que sabe; el sabio sabe lo que dice”. Pues bien, leyendo ayer dos artículos me he apuntado un par de citas que van en la línea del dicho rabínico, y que me he apresurado a proponer en seguida, antes de nadie a mí mismo (que tengo una tendencia inexorable a hablar demasiado), y después también a quien me lee.

La primera frase es atribuida – leo en el artículo – al comediógrafo y actor francés de origen ruso Sacha Guitry (1885-1957). Su observación es casi obvia, sobre todo si se piensa en la televisión: “Palabras, palabras, capaces sólo de desvelar el rostro limpio de las ideas. Sólo por casualidad, y después de mucho parloteo, se puede atisbar la luz de un pensamiento.”

Y aquí viene la otra consideración. Es de un autor más conocido, el barón de Montesquieu (1689-1755), que en un escrito nos exhorta a reflexionar: “Pensar crea silencio, y se alimenta del silencio, porque es un ‘hablar a sí mismo’”. Es precisamente esto lo que le falta a quien habla mucho a los demás, corriendo el riesgo de proponer sólo el vacío, el aire frito, la banalidad. Es esto por lo que son necesarias la meditación, la escucha, la lectura. En sus “Predicaciones vulgares” san Bernardino de Siena tenía una hermosa batuta: “Dios te ha dado dos orejas y una lengua, para que oigas más que hables”.

Una mente flexible y abierta al cambio beneficia la salud


. Oír y respetar a los demás evita el estrés y mejora la relación con otras personas
. El individuo debe adaptarse hoy al cambio y aceptar la diversidad


Estar dispuesto a dudar, cambiar de opinión y aceptar los errores parece ser una buena estrategia para evitar el estrés, la depresión y la mala relación con los demás.

Así lo señaló en una entrevista a La Nación Walter Riso, psicólogo especialista en terapia cognitiva.

El psicólogo, de origen italiano, señaló que la mente humana tiende a ser conservadora; sin embargo, el ambiente es el que define finalmente las características de su desarrollo.

“Cuando se tiene una información o creencia nos armamos una base de datos y la defendemos. Es menos gasto para el sistema”.

Según el especialista, la mente humana tiene la capacidad de ser crítica, humorista, inconforme, creativa y democrática.

Para él, estas cualidades permiten al individuo adaptarse al cambio y al entorno, además de negociar, vivir sin estrés ni enfermedades y relacionarse mejor con quienes lo rodean.

Cuestión de mente. Señaló que los individuos poseen tres tipos de mentes.

Las personas dueñas de la verdad y cuyas creencias, principios y valores son inalterables cuentan con una mente rígida.

En la otra acera están los individuos sin ideología y que no gustan de profundizar en las ideas. “Es una mente cómoda que se adapta al recipiente que la contiene. No deja huella”.

En contraste, la gente de mente flexible tiene principios, pero suele revisarlos y dudar de ellos, de acuerdo con la evidencia que tenga enfrente. Esto, a pesar de que “algunos de estos principios no son negociables”.

Riso indicó que la mente flexible está abierta al cambio y a las nuevas experiencias.
“En una discusión es capaz de oír las razones que fundamentan las ideas de los otros, sin perjuicio y con respecto”.

Ante la pregunta de si es posible avanzar de una mente rígida a una flexible, señaló que es disposición de cada uno. “Las personas rígidas tienden a hacerlo en momentos límites (crisis)”.

Tener una mente flexible requiere una revisión constante de las ideas y, en momentos de ira, cuestionar si se está violando un principio no negociable. “Es buscar una excepción a la regla y acercarse y ponerse en el lugar del otro”.

El Papa, cercano a quienes no tienen vacaciones


Tras recordar que a partir del lunes 28 pasará algún tiempo descansando en Bressanona, entre las montañas del Trentino-Alto Adige, Benedicto XVI ha deseado a todos los que van de vacaciones que pasen unos días serenos de fecundo descanso físico y espiritual asegurando también su cercanía a quienes no pueden disfrutar de un tiempo de descanso y de vacaciones: “Pienso en los enfermos en los hospitales, en los encarcelados, en los ancianos, en las personas solas, y en quienes pasan el verano en el calor de las ciudades", dijo el Papa.

EL CARTERO LLAMA DOS VECES


Ruth miró en su buzón del correo, pero solo había una carta. La tomó y la miró antes de abrirla, pero luego la miró con más cuidado. No había sellos ni marcas del correo, solamente su nombre y dirección.

Leyó la carta:

"Querida Ruth:
Estaré en tu vecindario el sábado en la tarde y pasaré a visitarte.
Con amor, Jesús”.

Sus manos temblaban cuando puso la carta sobre la mesa.

"Porqué querrá venir a visitarme el Señor? No soy nadie en especial, no tengo nada que ofrecerle...". Pensando en eso, Ruth recordó el vacío reinante en los estantes de su
cocina.

"¡Ay, no...! ¡No tengo nada para ofrecerle! Tendré que ir al mercado y conseguir algo para la cena". Buscó la cartera y vació el contenido sobre la mesa: cinco pesos y cuarenta centavos.

"Bueno, compraré algo de pan y alguna otra cosa, al menos..." Se echó un abrigo encima y se apresuró a salir.

Una pieza de pan francés, medio kilo de pollo y un cartón de leche... y Ruth se quedó con solamente doce centavos que le deberían durar hasta el lunes.

Aún así se sintió bien camino a casa, con sus humildes ingredientes bajo el brazo.

"Oiga, señora... ¿Nos puede ayudar, señora?" Ruth estaba tan absorta pensando en la cena que no vio las dos figuras que estaban de pie en el pasillo. Un hombre y una mujer, los dos vestidos con poco más que harapos.

"Mire, señora, no tengo empleo, usted sabe, y mi mujer y yo hemos estado viviendo allá afuera en la calle, y bueno..., está haciendo frío y nos está dando hambre, y bueno..., si usted nos puede ayudar, señora, estaríamos muy agradecidos..."

Ruth los miró con más cuidado. Estaban sucios y tenían mal olor y, francamente, ella estaba segura de que ellos podrían obtener algún empleo si realmente quisieran.

"Señor, quisiera ayudarlos, pero yo misma soy una mujer pobre. Todo lo que tengo es un poco de pollo y pan, pero tengo un huésped importante para esta noche y planeaba servirle eso a él.

"Sí, bueno..., sí señora, entiendo. Gracias de todos modos." El hombre puso su brazo alrededor de los hombros de la mujer y se dirigieron a la salida. A medida que los veía saliendo, Ruth sintió que su corazón latía con fuerza.

"¡Señor, espere...!" La pareja se detuvo y volteó a medida que Ruth corría hacia ellos y los
alcanzaba en la calle.

"Mire, por que no toma esta comida? Algo se me ocurrirá para servir a mi invitado...", y extendió la mano con la bolsa de las compras.

"Gracias, señora, muchas gracias!". "Sí, gracias!", dijo la mujer y Ruth pudo notar que estaba temblando de frío.
"¿Sabe? tengo otro abrigo en casa. Tome éste", Ruth desabotonó su abrigo y lo deslizó sobre los hombros de la mujer. "Gracias, señora, muchas gracias!"

Y sonriendo, Ruth volteó y regresó camino a casa... sin su abrigo y sin nada que servir a su invitado. Estaba tiritando cuando llegó a la entrada. Ahora no tenía nada para ofrecerle al Señor.

Buscó rápidamente la llave en la cartera. Mientras lo hacía notó que había otra carta en el buzón. "Que raro, el cartero no viene dos veces en un día." Tomó el sobre y lo abrió:

"Querida Ruth:
¡Qué bueno fue volverte a ver! Gracias por la deliciosa cena, y gracias también por el hermoso abrigo.
Con amor, Jesús. "

El aire estaba frío, pero aún sin su abrigo, Ruth no lo notó.

Ser agradable



Aquella ferretería no tenía nada de especial. En sus estanterías podías encontrar toda clase de cacharros, herramientas, menaje, y demás utensilios de lo más variopinto. Era un establecimiento tradicional, de extensión reducida, en el que muchos productos colgaban de las paredes e incluso del techo, en un ejercicio admirable de aprovechamiento del espacio. Tras el mostrador se movía con destreza el comerciante, un hombre de mediana edad, delgado y pulcro. Me acerqué a él y observé un cartel en la pared con un mensaje de lo más inesperado: “Es agradable ser importante, pero es mucho más importante ser agradable”. Vaya con el ferretero, pensé.


Insistimos con tesón en la necesidad de que nuestros gestores desarrollen competencias nada fáciles. Les pedimos que aprendan continuamente y que consigan hacer cada día más con menos, emulando el milagro de los panes y los peces.

Hace unas semanas leía en estas páginas un artículo de José Ramón Fernández, conocido consultor a quien respeto y admiro, que nos hablaba sobre el denominado diálogo experto, “como fórmula de conversación y como cultura de comunicación”. Aludía a esta técnica y citaba de paso otros conceptos complejos, como las teorías sistémicas, dinámicas no lineales, ontología, modelos mentales y lógica multivalorada. Estoy convencido de la utilidad práctica de estas ideas y de su aplicabilidad para mejorar la efectividad de nuestra gestión. Converso a veces con él sobre estos temas y me resulta de lo más estimulante, al igual que sus lecturas recomendadas.

Pero pasamos por alto algunos detalles que pueden facilitar o entorpecer enormemente las cosas. Olvidamos lo más básico, lo que hace que muchas veces merezca la pena entregar nuestro esfuerzo e ilusión con generosidad e incluso con entusiasmo, o que en cambio veamos el trabajo como un castigo divino al que fuimos condenados en el Antiguo Testamento.

Se trata de algo bastante sencillo, aunque no simple, que no figura en sofisticados tratados sobre management, y que consiste en ser agradable a los demás; que a la gente le apetezca estar con nosotros porque se sienta a gusto en nuestra compañía. La amabilidad y el trato afable son perfectamente compatibles con los conflictos de intereses o las pequeñas tensiones de la vida laboral.

Todos hemos vivido en alguna ocasión la ingrata experiencia de tratar con alguien con quien relacionarse era un suplicio, ya fuera cuestión de mal carácter, falta de autocontrol, frustración o amargura. Si además se trata de una relación jefe-colaborador, las consecuencias son mucho más graves. Trabajar duro no es lo mismo que estar en un balneario, pero tampoco puede suponer una especie de tortura. Y eso depende, sobre todo, de la actitud y el comportamiento de la gente que nos rodea, con la que despachamos cada día, compartimos metas, esfuerzos, ilusiones o desventuras, que también las hay.

Hace años Dan, un importante directivo americano, contaba con pasión a los empleados de la filial española cuáles eran sus objetivos de negocio en una multitudinaria reunión. Cuando terminó, les indicó que además él tenía tres objetivos personales: bajar el hándicap de golf, estar más tiempo con su familia y ser alguien agradable con quien trabajar. Mira por dónde coincidía con nuestro amigo el ferretero. A partir de ahí, cualquier inversión en fomentar el arte del diálogo con las mejores técnicas “para solucionar las disonancias del concierto corporativo”, como decía el citado artículo, será muy bienvenida.

Autor: Plácido Fajardo
Director general de recursos humanos de Telefónica de España

Ilusiones ópticas

¿Qué ves en el dibujo?



Unos ven un pato mirando hacia la izquierda,
y otros ven un conejo mirando hacia la derecha



Fantástica ilusión óptica que confunde las perspectivas.



Aparentemente son tres columnas redondas, o dos perfectamente cuadradas, o…




Como verás, la cara de malo (mala en este caso) es la de la izquierda y carita de buena la de la derecha.

Alejate un par de metros y…!!!!
Guiñando un poco los ojos tambien funciona y las personas que tienen bastante miopía veran el efecto tan sólo poniendose las gafas y quitandoselas.

¿Qué es el pudor?


2521 La pureza exige el pudor. Este es parte integrante de la templanza. El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. Está ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. Ordena las miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las personas y con la relación que existe entre ellas.

2522 El pudor protege el misterio de las personas y de su amor. Invita a la paciencia y a la moderación en la relación amorosa; exige que se cumplan las condiciones del don y del compromiso definitivo del hombre y de la mujer entre sí. El pudor es modestia; inspira la elección de la vestimenta. Mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana; se convierte en discreción.

2523 Existe un pudor de los sentimientos como también un pudor del cuerpo. Este pudor rechaza, por ejemplo, los exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la presión de las ideologías dominantes.

2524 Las formas que reviste el pudor varían de una cultura a otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia al hombre. Nace con el despertar de la conciencia personal. Educar en el pudor a niños y adolescentes es despertar en ellos el respeto de la persona humana.

Catecismo de la Iglesia Católica

Puedes comprar


Con dinero puedes comprar un piso pero no un hogar.

Con dinero puedes comprar un lecho pero no sueño.

Con dinero puedes comprar un reloj pero no tiempo.

Con dinero puedes comprar libros pero no conocimientos.

Con dinero puedes comprar alimentos pero no apetito.

Con dinero puedes comprar posición pero no respeto.

Con dinero puedes comprar medicinas pero no salud.

Con dinero puedes comprar sexo pero no amor.

Con dinero puedes comprar seguros pero no tranquilidad.

Sin embargo, dando amor puedes regalar y recibir todo lo que con dinero no puedes comprar.

Madre Teresa de Calcuta

35 mensajes del Papa en Sidney


. “Como fuente de nuestra vida nueva en Dios, el Espíritu Santo también es, de un modo muy real, el alma de la Iglesia, el amor que nos une al Señor y entre nosotros, y la luz que abre nuestros ojos para ver las maravillas de la gracia de Dios en todos nosotros”. MC

2. “Tenemos que permitir que el amor de Dios penetre en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestra aridez espiritual, de nuestro conformismo ciego con el espíritu de nuestro tiempo. Solo entonces podemos permitirle que encienda nuestra imaginación y plasme nuestros deseos más profundos. Por eso, la oración es tan importante: la oración cotidiana privada en la tranquilidad de nuestros corazones y ante el Santísimo Sacramento y la oración litúrgica en el corazón de la Iglesia”. MC

3. “Jóvenes: ¿qué dejaréis a la próxima generación? ¿Estáis construyendo vuestras vidas sobre bases sólidas? ¿Estáis viviendo vuestras vidas, dejando espacio al Espíritu en un mundo que quiere olvidar a Dios, o incluso rechazarlo en nombre de un falso concepto de libertad? ¿Cómo estáis usando los dones que se os han dado, la “fuerza” que el Espíritu Santo está dispuesto a difundir ahora sobre vosotros?”. MC

4. “Una nueva generación de cristianos está llamada a contribuir a la construcción de un mundo en el que la vida sea acogida, respetada y cuidada con atención, no rechazada o temida como una amenaza y por tanto, destruida. Una nueva época en la que el amor no sea ávido o egoísta, sino puro, fiel y sinceramente libre, abierto a los demás, respetuoso de su dignidad, un amor que promueva su bien e irradie alegría y belleza. Una nueva era en la que la esperanza nos libere de la superficialidad, de la apatía y del egoísmo que dañan nuestras almas y envenenan las relaciones humanas”. MC

5. “Queridos jóvenes amigos, el Señor os está pidiendo que seáis profetas de esta nueva época, mensajeros de su amor, capaces de atraer a la gente al Padre y de construir un futuro de esperanza para toda la humanidad”. MC

6. “El mundo necesita una renovación. En muchas sociedades, junto a la prosperidad material, se está extendiendo el desierto espiritual: un vacío interior, un miedo indefinible, un sentido escondido de desesperación. ¿Cuántos de nuestros coetáneos han construido cisternas rotas y vacías en una búsqueda desesperada de sentido, del sentido último que solo puede dar el amor? ¡También la Iglesia necesita esta renovación! Tiene necesidad de vuestra fe, de vuestro idealismo y de vuestra generosidad para poder ser siempre joven en el Espíritu”. MC

7. “¡No tengáis miedo de decir que “sí” a Jesús, de hallar vuestra alegría en hacer su voluntad, donándoos completamente para llegar a la santidad y usando vuestros talentos al servicio de los demás!”. MC

8. “Hay más alegría en dar que en recibir. No dudéis jamás de la verdad de las promesas de nuestro Señor, según las cuales cada vez que ofrecemos nuestra creatividad, nuestros recursos, nuestras personas, recibimos después todo con abundancia”. MC

9. “La colaboración armoniosa entre religión y vida pública es muy importante en una época en la que algunos han llegado a pensar que la religión es causa de división más que una fuerza de unidad. En un mundo amenazado por formas de violencia siniestras e indiscriminadas, la voz unánime de los que tienen un espíritu religioso estimula a las naciones y a las comunidades a resolver los conflictos con instrumentos pacíficos, respetando plenamente la dignidad humana”. EI

10. “El sentido religioso nos guía al encuentro de las necesidades de los demás y a buscar vías concretas para contribuir al bien común. Las religiones juegan un papel particular en este contexto, en cuanto que enseñan a la gente que el auténtico servicio exige sacrificio y autodisciplina, que a su vez se deben cultivar por medio de la abnegación, la templanza y el uso moderado de los bienes naturales”. EI

11. “La religión, al recordarnos las limitaciones y la debilidad del ser humano, nos impulsa a no poner nuestras esperanzas últimas en este mundo que pasa”. EI

12. “La verdadera fuente de la libertad se encuentra en la persona de Jesús de Nazaret. Los cristianos creen que El nos revela plenamente las potencialidades humanas para la virtud y el bien; El nos libera del pecado y de las tinieblas”. EI

13. “Pensaréis que en el mundo de hoy es improbable que la gente adore otros dioses. Pero a veces lo hacen sin darse cuenta. Los falsos "dioses" están casi siempre ligados a la adoración de tres realidades: los bienes materiales, el amor posesivo y el poder”. ND

14. “Los bienes materiales, de por sí, son buenos. No sobreviviríamos sin dinero, ropa y casas. Pero si nos negamos a compartir lo que tenemos con los hambrientos y los pobres, transformamos esos bienes en una falsa deidad. ¡Cuántas voces en nuestra sociedad materialista nos dicen que la felicidad consiste en acaparar el mayor número posible de bienes y objetos de lujo! Pero así los bienes se transforman en deidades falsas. En vez de dar la vida, son portadores de muerte”. ND

15. “El amor auténtico es ciertamente bueno. Cuando amamos somos plenamente humanos. Pero a menudo se cree amar cuando en realidad se tiende a poseer o a manipular a la otra persona. A veces los demás son tratados como objetos para satisfacer las propias necesidades. ¡Qué fácil es ser engañado por las tantas voces que en nuestra sociedad sostienen un enfoque permisivo de la sexualidad sin prestar atención a la modestia, al respeto propio y a los valores morales que confieren calidad a las relaciones humanas!”. ND

16. “En todos los Evangelios Jesús ama especialmente a los que se han equivocado porque, cuando se daban cuenta de su error, se abrían más que los otros a su mensaje de salvación. Los que deseaban reconstruir su vida eran los más dispuestos a escuchar a Jesús y a ser sus discípulos. Podéis seguir sus huellas; también vosotros podéis crecer especialmente cerca de Jesús precisamente porque habéis decidido volver a Él”. ND

17. “Podemos caer en la tentación de reducir la vida de fe a una cuestión de mero sentimiento, debilitando así su poder de inspirar una visión coherente del mundo y un diálogo riguroso con las otras muchas visiones que compiten en la conquista de las mentes y los corazones de nuestros contemporáneos”. CSM

18. “Caminad cada día a la luz de Cristo mediante la fidelidad a la oración personal y litúrgica, alimentados por la meditación de la palabra inspirada por Dios. Que la celebración cotidiana de la Eucaristía sea el centro de vuestra vida”. CSM

19. “La castidad por el Reino significa abrazar una vida completamente dedicada al amor, a un amor que os hace capaces de dedicaros sin reservas al servicio de Dios para estar plenamente presentes entre los hermanos y hermanas, especialmente entre los más necesitados”. CSM

20. “La sociedad contemporánea atraviesa por un proceso de fragmentación debido a una forma de pensar que es, por su naturaleza, de corto alcance porque deja de lado el horizonte completo de la verdad, verdad relativa a Dios y a nosotros. Por su misma naturaleza, el relativismo no consigue ver el cuadro entero. Ignora los principios que nos hacen capaces de vivir y crecer en la unidad, en el orden y la armonía”. VI

21. “¡El Espíritu Santo! Su función es ésta: cumplir la obra de Cristo. Enriquecidos con los dones del Espíritu Santo tendréis fuerza para ir más allá de las visiones parciales, de la utopía vacía, de la fugaz precariedad, para ofrecer la coherencia y la certeza del testimonio cristiano". VI

22. “El amor tiene una característica particular: su fin es permanecer. Por naturaleza, el amor es duradero. El Espíritu Santo ofrece amor al mundo: amor que disipa la incertidumbre, que supera el miedo del engaño, que lleva en sí la eternidad; el amor verdadero que nos incorpora a la realidad que permanece”. VI

23. “El Espíritu Santo es Dios que se entrega eternamente, como una fuente inagotable, se ofrece siempre. Observando este don incesante, vemos los límites de lo que es perecedero, la locura de una mentalidad consumista. En particular, empezamos a entender porqué la búsqueda de las novedades nos deja insatisfechos y deseosos de algo más. ¿No estamos buscando un don eterno, la Fuente que jamás se agota?”. VI

24. “¡Queridos jóvenes: hemos visto que el Espíritu Santo realiza la maravillosa comunión de los creyentes en Cristo Jesús. Fiel a su naturaleza de dador y al mismo tiempo de don, actúa ahora sirviéndose de vosotros. Haced que el amor unificador sea vuestra medida, el amor duradero vuestro desafío, el amor que se entrega vuestra misión”. VI

25. “Vosotros estáis llamados a vivir los dones del Espíritu entre los altibajos de la vida cotidiana. Haced que vuestra fe madure mediante los sacramentos”. VI

26. “Estar verdaderamente vivos es ser transformados desde el interior, estar abiertos a la fuerza del amor de Dios. Si acogéis la fuerza del Espíritu Santo, también vosotros podréis transformar vuestras familias, las comunidades y las naciones. Liberad estos dones. Que la sabiduría, la inteligencia, la fortaleza, la ciencia y la piedad sean los signos de vuestra grandeza”. VI

27. “¡Que mediante la acción del Espíritu Santo, los jóvenes tengan la valentía de llegar a ser santos! Esto es lo que necesita el mundo, por encima de cualquier otra cosa”. A.

28. “Hay algo siniestro que brota del hecho de que la libertad y la tolerancia se separan muy a menudo de la verdad. Todo ello se alimenta de la idea, ampliamente difundida en nuestra época, de que no hay una verdad absoluta que guíe nuestra vida. El relativismo, dando valor a todo sin discriminación, ha hecho que ‘las experiencias’ sean lo más importante”. A.

29. “¡La vida no está gobernada por la suerte, no es casual! Vuestra existencia personal ha sido querida y bendecida por Dios y tiene una finalidad. La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias. Es una búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza. Con ese fin tomamos nuestras decisiones, ejercemos nuestra libertad y, en esto, en la verdad, en el bien y en la belleza, encontramos la felicidad y la alegría”. A.

30. “No os dejéis engañar por los que ven en vosotros simples consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar por belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad”. A.

31. “Cristo ofrece más. Ofrece todo. Sólo él, que es la Verdad, puede ser el Camino y por lo tanto la Vida”. A.

32. “Muchos jóvenes no tienen esperanza. Se quedan perplejos frente a las cuestiones que se les plantean y a menudo se siente inseguros sobre dónde encontrar respuestas. Ven la pobreza y la injusticia y desean hallar soluciones. Se sienten desafiados por los argumentos de quienes niegan la existencia de Dios y se preguntan cómo responder (...). ¿Dónde podemos hallar respuestas? El Espíritu nos orienta hacia el camino que conduce a la vida, al amor y a la verdad. El Espíritu nos orienta hacia Jesucristo. En El encontramos las respuestas que buscamos”. MC

33. “[La Virgen] María tuvo que enfrentarse a muchas dificultades a consecuencia de aquel sí. Simeón profetizó que una espada le atravesaría el corazón. Cuando Jesús tenía doce años pasó los peores momentos que cualquier madre puede experimentar cuando, durante tres días, perdió a su Hijo. Y después de la actividad pública de Jesús, sufrió la agonía de estar presente en su crucifixión y muerte. A través de tantas pruebas, permaneció siempre fiel a su promesa, sostenida por el Espíritu de fortaleza. Y fue recompensada con la gloria”. MC

34. “Debemos permanecer fieles al sí con que aceptamos la oferta de amistad por parte del Señor. Sabemos que no nos abandonará nunca que nos sostendrá siempre con los dones del Espíritu. María aceptó la "propuesta" del Señor en nuestro nombre. Dirijámonos a ella y pidámosle que nos guíe en las dificultades para permanecer fieles a la relación vital que Dios entabló con cada uno de nosotros". MC

35. “Ha llegado el momento de decirnos adiós, o mejor hasta pronto. La Jornada Mundial de la Juventud 2011 se celebrará en Madrid, en España. Hasta entonces recemos unos por otros y demos al mundo nuestro gozoso testimonio de Cristo”. MC

SIGLAS QUE SEÑALAN LA FUENTE:

A: Acogida
EI: Encuentro interreligioso
ND: Universidad de Notre Dame
CSM: Misa en la Catedral de Santa María
VI: Vigilia con los jóvenes
MC: Misa de Clausura

Mecánico del alma


Una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía.

Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto que tenía su auto pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba la falla del motor.

En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un señor a ofrecerle ayuda.

El dueño del primer auto dijo:

-Mira este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú sin ser el dueño puedas o sepas hacer algo.

El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo:

-Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas, pues este es mi auto.

El segundo hombre echó manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El primer hombre quedó atónito y preguntó:

-¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto?

El segundo hombre contestó:

-Verás, mi nombre es Felix Wankel... Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto.

Cuántas veces decimos: Esta es MI vida; Este es MI destino, esta es MI casa... Déjenme a mí, sólo yo puedo resolver el problema!. Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que nadie nos podrá ayudar pues "esta es MI vida".

Pero... Te voy a hacer una pregunta:

¿Quién hizo la vida?

¿Quién hizo el tiempo?

¿Quién creó la familia?

Sólo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.

Te doy sus datos por si alguna vez necesitas un buen "mecánico":

Nombre del mecánico del alma: DIOS.

Dirección: El Cielo.

Horario: 24 horas al día, 365 días al año por toda la eternidad.

Garantía: Por todos los siglos.

Respaldo: Eterno.

Teléfono: No tiene. Pero basta con que pienses en Él con fe, además de que esta línea no está nunca ocupada...

Decálogo de La Serenidad


1. Serenidad es calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo, dominio de uno mismo. La serenidad proporciona una fuerte energía vital.

2. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez.

3. La persona serena huye del activismo, es decir del afán de hacer mucho, pero sin dirección y sentido. Tampoco se deja llevar por la precipitación y los impulsos. Actúa después de pensar.

4. La serenidad va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza. Mira los sucesos con realismo, con ánimo positivo.

5. La persona serena conserva la calma sin desesperarse ni desanimarse. Enfrenta los problemas uno a uno, estudiando a fondo cada asunto y tomando alguna decisión. Después actúa con prontitud; de esa forma van desapareciendo los problemas.

6. Conviene dominar los sentimientos, lo cual supone encauzarlos y expresarlos debidamente. Cuando no es así, perdemos el control de las decisiones y de las acciones.

7. La ira y el rencor desestabilizan el corazón y producen amargura. Si no se corta a tiempo aparecerá el odio, pasión que daña al ser humano.

8. “Dame Señor la dicha y yo me encargaré de ser ecuánime”, decía Tagore. Alegría interior, serenidad y ecuanimidad suelen ir unidas.

9. Serenidad para reprender. Serenidad al tomar decisiones complejas. Serenidad ante la injusticia. Serenidad, especialmente, en momentos difíciles.

10. En últimas, la serenidad proviene de confiar en Dios, que nunca abandona a quien confía en el.

La Oruga


VIVE TU SUEÑOS.....
Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un Chapulín:
¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó:
Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendido, el chapulín dijo, mientras su amigo se alejaba:
¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?
!Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.
Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.

La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.
Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su sueño!
¡No lo lograrás jamás! - le dijeron -, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar:
Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.
Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo.

Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió "por querer realizar un sueño irrealizable".

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una ADVERTENCIA PARA LOS ATREVIDOS. De pronto quedaron atónitos.

Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: UNA MARIPOSA.

No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría:
se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

"Todos se habían equivocado". Dios no nos hubiera dado la posibilidad de soñar, si no nos hubiera dado la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños...


Si tienes un sueño, vive por él, intenta alcanzarlo, pon la vida en ello y si te das cuenta que no puedes, quizá necesites hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en tu vida, y entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades y circunstancias distintas: !!LO LOGRARAS!!

EL ÉXITO EN LA VIDA NO SE MIDE POR LO QUE HAS LOGRADO, SINO POR LOS OBSTÁCULOS QUE HAS TENIDO QUE ENFRENTAR EN EL CAMINO.

LUCHA CON TODAS TUS FUERZAS POR LO QUE DESEAS Y ALCANZARAS TUS SUEÑOS.

NO IMPORTA LAS VECES QUE LO INTENTES SIGUE HASTA EL FINAL.

La historia del Caballero Antek


“Mamá, ¿me voy a morir?”, preguntaba Antek. La enfermedad y el dolor de un niño pequeño es un interrogante de difícil respuesta. Antek, de cinco años, le encontró un sentido. Esta es su historia.


Antek con 5 años, en su casa de Varsovia (Polonia).Nadie quiere que estas cosas ocurran, pero ocurren. Durante las vacaciones de verano, al “Caballero Antek” le dolió el estomago y se le quitaron las ganas de jugar con sus hermanas Marysia y Rosa. Se quedaba en la cama y lloraba.

Sus padres le llevaron a Urgencias, donde con una inyección le calmaron los dolores. “No le gustó nada -explica Dorota, su madre-, pero le alivió el dolor del estómago. Pensamos que sería algo puntual, pero cada vez volvíamos con más frecuencia al Hospital”.

Cuando terminaron las vacaciones, Antek comenzó a ir al colegio. Pronto se ganó a todos los profesores y compañeros, con su alegría y educación. Siempre jugaba a ser un caballero andante, y se comportaba como tal.

La familia de Antek vive en Varsovia (Polonia), donde los niños van a un colegio obra corporativa del Opus Dei.En su familia y en el colegio Sternik, una obra corporativa del Opus Dei en Varsovia (Polonia), rezaban por la salud de Antek. Algo no iba bien. El niño, en cambio, rezaba por otras muchas cosas, más o menos serias: por la paz en el mundo, por sus hermanas, por su equipo de fútbol...

Finalmente, los médicos se decidieron a operarle de apendicitis. Parecía la solución, pero sólo fue el inicio de ataques más fuertes de dolor de estómago.

- ¿Por qué tengo que estar en el hospital? –preguntaba Antek- ¿Por qué estoy enfermo?

Su madre, que no tenía muchas razones que darle, intentó explicarlo así:

- Hijo mío, si Jesús te mirase y te preguntara: “Antek, ¿me ayudas con la Cruz?”. Tú, ¿que le dirías?

- Pues.... bueno, que sí.

- Pues te lo está preguntando ahora.

Un sacerdote amigo de los padres de Antek fue a visitar al niño. Habló con él y le regaló un crucifijo pequeño, de madera. Desde entonces, Antek lo llevó siempre en la mano cuando le iban hacer una prueba o cuando le llevaban a la sala de operaciones.

Las enfermeras veían que el niño se acercaba la mano a la boca y le oían susurrar: “Jesús, confío en ti”.

Antek con sus padres, Sebastián y Dorota.El día que les iban a confirmar la diagnosis definitiva, Dorota cuenta que se dirigió al despacho del médico lentamente, al paso de una mujer el el noveno mes del embarazo. “Es un cáncer –les dijo el doctor a los padres-. Mañana empezamos con quimioterapia”.

El Caballero Antek se enfrentó con valentía y muy pocas fuerzas a este temido dragón. Sin pelo, con vómitos y débil, preguntó:

- Mamá, pero ¿qué me pasa?

La madre le dijo la verdad:

- Tienes una enfermedad que se llama cáncer. Los médicos van a intentar curarte, pero tienes que saber que a veces no lo consiguen.

- O sea, que me puedo morir.

- Bueno... como todos, como papá, como yo... Pero solo Dios sabe en qué orden.

El niño no añadió nada. Sólo se giró, tomó de la mesa su crucifijo y susurró otra vez: “Jesús, confío en ti”.

Antek recibió quimioterapia.La madre puso en marcha una cadena de oración: en la familia, entre los amigos. Cada día, recibía diferentes SMS en su móvil: “Hoy he ido a misa por Antek”, “Haré unos minutos de oración por tu hijo”... Dorota pedía oraciones a cualquiera. Un día, al bajarse de un taxi, dijo al conductor:

- “Mi hijo se está muriendo. ¿Podría usted rezar por él? “

Rezó e hizo rezar. Quería presentar a Dios “toneladas de oración”.

Antek luchó mucho contra el cáncer. Algunos días estaba fuerte y corría por todo el hospital como un rayo, revolucionándolo todo. Otros, sólo tenía fuerzas para ver la tele.

Y maduraba rápido. Cada vez con más frecuencia, preguntaba a su madre sobre la muerte, el Cielo, el porqué del sufrimiento.

- Mamá, ¿qué se hace en el cielo?

- Juega, corres con la bici, te diviertes con Dios...

La madre asegura ahora que las “toneladas de oración” dieron a Antek un descanso antes del final. Durante unos días, se encontró perfectamente, corría de aquí para allá, paseaba, había recuperado la felicidad...

Dorota pedía oraciones a cualquiera. Un día, al bajarse de un taxi, dijo al conductor: - “Mi hijo se está muriendo. ¿Podría usted rezar por él?“Pero los médicos sabían que el cáncer seguía creciendo, cada vez más rápido, y aconsejaron a los padres que lo llevaran a casa, donde se encontraría más tranquilo durante sus últimos días. Allí, recayó de nuevo.

Antek disfrutó del ambiente familiar. Desde su cama veía a su madre preparar la cena, a sus hermanas hacer los deberes, a su padre leyéndole un cuento.

Un día llamó a su hermana Róża, con quien a veces peleaba:

- Róża –le dijo-, eres tan bonita y tan buena. Yo te quiero, acuérdate.

En otra ocasión, su padre le dijo llorando:

– Hijo mío, si pudiera, moriría por ti.

El chico sonrió con dificultad y le respondió:

- Pero soy yo quien va a morir por ti.

Antek tenía 6 años y 9 meses.

Murió poco después a las siete de la mañana. En su tumba, un amigo dejó escrito: “Gracias Antek: nos enseñaste a aceptar el dolor que llega sin saber porqué. A sostenernos con la fe. A aceptar la voluntad de Dios y confiar en Él”.

http://www.opusdei.es

225.000 jóvenes en Sydney


Aproximadamente 225.000 jóvenes están participando en la Jornada Mundial de la Juventud, que empezó el pasado 15 de julio y acabará el próximo día 21 con una misa de clausura que reunirá a medio millón de personas.

Los organizadores informan que 125.000 de los jóvenes peregrinos son de otros países; otros cien mil son de la nación anfitriona. El evento es el mayor y más multinacional que hubo nunca en suelo australiano, incluso más que las Olimpiadas de 2000.

Los peregrinos se alimentarán con tres millones y medio de raciones de comida y se usarán 232.000 velas durante el evento. En torno a cien mil jóvenes están durmiendo en 400 escuelas y parroquias y 10.000 en el Parque Olímpico de Sydney.

En torno a cien actores están implicados en las estaciones de la representación del Via Crucis.

Australia tiene aproximadamente 5,12 millones de católicos en 1.363 parroquias. Esto es aproximadamente el 26% de la población. Tienen 20 diócesis territoriales, cuatro diócesis de Iglesias Orientales Católicas y una diócesis militar.

Hubo tres anteriores visitas papales a Australia. En 1970, estuvo Pablo VI; en 1986, Juan Pablo II; y en 1995 el pontífice polaco volvió y beatificó a Mary MacKillop.

NO FUIMOS AL CIRCO


Cuando yo era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo fila para comprar entradas para el circo. Al final, solo quedaba una familia entre la ventanilla y nosotros. Esta familia me impresionó mucho. Eran ocho chicos, todos probablemente menores de doce años. Se veía que no tenían mucho dinero. La ropa que llevaban no era cara, pero estaban limpios. Los chicos eran bien educados, todos hacían bien la fila, de a dos detrás de los padres, tomados de la mano.

Hablaban con excitación de los payasos, los elefantes y otros números que verían esa noche. Se notaba que nunca antes habían ido al circo.

Prometía ser un hecho sobresaliente en su vida. El padre y la madre estaban al frente del grupo, de pie, orgullosos. La madre, de la mano de su marido, lo miraba como diciendo: "Eres mi caballero de brillante armadura". Él sonreía, henchido de orgullo y mirándola como si respondiera: "Tienes razón". La empleada de la ventanilla preguntó al padre cuántas entradas quería. El respondió con orgullo:

"Por favor, deme ocho entradas para menores y dos de adultos".

La empleada le indicó el precio. La mujer soltó la mano de su marido, ladeó su cabeza y el labio del hombre empezó a torcerse. Este se acercó un poco más y le preguntó: ¿Cuánto dijo?". La empleada volvió a repetirle el precio.

¿Cómo iba a darse vuelta y decirle a sus ocho hijos que no tenía suficiente dinero para llevarlos al circo?. Viendo lo que pasaba, papá puso la mano en el bolsillo, sacó un billete de veinte dólares y lo tiró al suelo.

Nosotros no éramos ricos en lo absoluto.

Mi padre se agachó, recogió el billete, palmeó al hombre en el hombro y le dijo: "Disculpe, señor, se le cayó esto del bolsillo". El hombre se dio cuenta de lo que pasaba. No había pedido limosna, pero sin duda apreciaba la ayuda en una situación desesperada, angustiosa e incómoda. Miró a mi padre directamente a los ojos, con sus dos manos le tomó la suya, apretó el billete de veinte dólares y con labios trémulos y una lágrima rodándole por la mejilla, replicó:

¡Gracias, gracias señor...!

"Esto significa realmente mucho para mi familia y para mí".

Papá y yo volvimos a nuestro auto y regresamos a casa.

Esa noche no fuimos al circo, pero no nos fuimos sin nada ...

Viene el verano: ¿qué sentido tiene el pudor?


Hay quien piensa que el pudor es algo ya superado, convencional, que depende únicamente de las culturas...

Esto, sin embargo, deja muchos interrogantes en el tintero ya que se observa, por ejemplo, como los niños, a partir de una edad y sin necesidad de orientación por parte de los padres, se encuentran incómodos desnudos y se esconden para no ser vistos o cómo en todas las culturas se tiende a ocultar ciertas partes del cuerpo.

La forma de vivir el pudor puede ser convencional, pero no el hecho de experimentar este sentimiento.

Los filósofos personalistas aclaran más estas cuestiones pues consideran que el pudor es una característica de la persona. Cada hombre comprueba en su interior como hay cosas; no sólo materiales sino también espirituales (pensamientos, deseos...) que no quiere que salgan al público. Tenemos una intimidad que nos pertenece y que no entregamos a cualquiera; o al menos, no entregamos a cualquiera sin hacernos violencia. Este sentimiento se llama coloquialmente vergüenza y se refiere, como se ha dicho antes, no sólo a hechos externos sino también a estados interiores.

La vergüenza no siempre se refiere a actos negativos, hay cosas buenas que también nos avergüenzan; en este caso, lo que experimentamos como mal no es la cosa en sí, sino el que se exteriorice. Muchas veces, por ejemplo, al realizar una obra de caridad o tener una muestra de cariño intentamos que no salga al exterior ya que puede ser malentendida y porque además, al exteriorizarse, pierde un poco su valor.

En este sentido, el pudor sería siempre una salvaguarda de la intimidad, de la interioridad de la persona.


--------------------------------------------------------------------------------


¿Por qué es necesario ocultar ciertas partes del cuerpo? ¿por qué es impúdico un escote pronunciado? ¿o un vestido transparente?

Porque desvelan los órganos sexuales, que son los más íntimos del índividuo ya que con ellos “se efectúa la donación completa, íntima y corporal de la persona”.

Sería impúdico por tanto exhibir sin razón aquellas partes más íntimas del cuerpo, aquellas “que desempeñan un papel expresivo singular en los actos de intimidad sexual. En sí, tales partes no son ni buenas ni malas. Sencillamente realizan la función que la naturaleza les asignó. Esa función es íntima, se halla integrada en actos que no tienen sentido en la esfera pública, sino sólo en la esfera privada de la relación dual a la que está confiada la creatividad biológica y buena parte de la creatividad amorosa”.

Lo esencial en el pudor, por tanto,no es sólo cubrirse, sino ocultar los valores sexuales que constituyen, en la conciencia de la persona, un objeto de placer. Nuestros órganos sexuales pueden ser objetos que producen placer: como la persona no quiere quedar reducida a un mero instrumento de goce, oculta estos valores.


--------------------------------------------------------------------------------

¿Experimentan del mismo modo el pudor la mujer y el hombre?

Al llegar a este punto, hay que hacer una distinción entre la forma que tiene de experimentar el pudor la mujer y el hombre. La mujer es más difícil que vea al hombre como un objeto de placer. En ella pesa más lo afectivo que lo sensual, es más sensible a percibir en el hombre las cualidades de una masculinidad psíquica; se fijará en cómo es su voz, qué temas de conversación tiene, qué características psicológicas posee. No desprecia su masculinidad física, pero ésta pasa a un segundo plano.

El hombre, sin embargo, tiene una sensualidad más fuerte que hace que la afectividad quede relegada. Es más fácil que vea en la mujer un objeto de placer; de hecho, en un primer momento, esto es lo que fija su atención. “La mujer no siente ese tirón automático ante el cuerpo de un hombre.

El hombre sí lo siente ante el cuerpo de la mujer. Por no saber esto, muchas mujeres interpretan equivocadamente las miradas de muchos hombres (...) No saben que el hombre tiende espontáneamente a fijarse en los aspectos meramente carnales, en lo que la mujer tiene de objeto.

Y por eso cometen el error de querer llamar la atención jugando con lo propiamente sexual. Si supieran lo que pasa muchas veces por la cabeza de los hombres que las miran, y el desprecio que a menudo provocan en ellos se sorprenderían mucho”


Es importante conocer estas diferencias ya que el pudor es una virtud para vivir en la sociedad; no basta que una persona vista de una forma correcta según su propia sensibilidad, tiene que tener en cuenta la sensibilidad de los demás. Precisamente, a la mujer le resulta más difícil entender la necesidad del pudor, la conveniencia de cubrirse porque no experimenta en sí misma una sensualidad tan fuerte.

“La mujer tiende a considerar en primer lugar los aspectos personales, afectivos, humanos. Lo estrictamente carnal viene, normalmente, sólo después de lo afectivo.Pero en el hombre no es así. Por eso las mujeres consideran como cariño lo que, por parte del hombre, es, en muchas ocasiones simple satisfacción del apetito. Se sienten queridas cuando en realidad estánsiendo usadas”.

Ante una minifalda, unos minishorts o un escote, una mujer puede juzgar fríamente la forma de las piernas, mientras que un hombre es posible que cosifique a la dueña de la prenda convirtiéndola en un objeto sexual.


--------------------------------------------------------------------------------

Entonces... ¿Qué es el pudor?

El pudor es un mecanismo de protección ante la posibilidad de convertirnos en instrumentos de placer.


Es también, como en el caso de la guarda de la intimidad, una defensa ante el peligro de que alguien me pueda poseer sin que yo lo quiera.


Cada persona es dueña de sí misma y nadie, excepto Dios como Creador, puede tener propiedad sobre ella.

La excepción a esta realidad es el amor; el hombre se deja apropiar libremente por amor; pero a esto se volverá más tarde.

El pudor consiste en ocultar los valores sexuales pero es también una forma de provocar el amor; la necesidad espontánea de cubrir los valores sexuales es un medio para permitir que se descubran los valores de la propia persona; mientras se oculta aquello que puede cosificarme, se intenta remarcar lo que me hace persona. Los valores sexuales no me diferencian, no me hacen único; simplemente “dividen” a la humanidad enhombres y mujeres. Lo que me individualiza son mis capacidades personales, mi inteligencia, mis amores, mi intimidad, mis recuerdos...

La persona está llamada a provocar amor; si este amor se provoca simplemente por el atractivo físico es un sentimiento quebradizo que desaparecerá, como tarde, cuando se disuelva ese atractivo. Cuando una persona cubre su cuerpo en cierto modo está reclamando que se fijen en ella por dentro, es un grito de protesta: “no te fijes sólo en mi cuerpo, en mi físico: no soy sólo una imagen: soy ante todo una persona”.

Se entiende entonces que el pudor no significa autoencerrarse ni tiene nada que ver con despreciar el cuerpo; no oculto el cuerpo porque éste sea vergonzoso. Precisamente, el pudor es dominar el propio ser para una donación incondicionada, para abrirse a la otra persona. El pudor permite entregar en exclusiva algo muy valioso y que no es del dominio público.

La persona impúdica se pone en ocasión de ser un objeto del que uno puede servirse sin amarlo. Aquí, es importante señalar que el impudor no es sólo algo externo sino también interno en el que tienen mucho peso la imaginación y el deseo. Como se expuso anteriormente, una persona puede poseer un cuerpo, que se le ha mostrado anteriormente, con la imaginación o el deseo.

En este sentido, no puede minusvalorarse la fuerza que puede tener la mirada. Como señala el catedrático de Filosofía Alfonso López Quintás “la mirada es un sentido posesivo; constituye una especie de tacto a distancia (...) Ofrecer a la mirada las partes íntimas del cuerpo supone dejarse poseer en lo que uno tiene de más peculiar, de más propio y personal (...) Toda exhibición sugiere un acto de entrega, y, como la entrega personal no se puede realizar de modo colectivo, la exhibición pública constituye un mero juego con estímulos gratificantes. Este juego banal se encuentra a años luz alejado de toda relación personal creadora. En la misma medida implica una degradación”.


--------------------------------------------------------------------------------

Muchas personas reducen el pudor a unos centímetros de ropa...

No es lo mismo acudir en traje de baño a una piscina, que ir con la misma prenda a la Facultad

"El pudor no se puede reducir a centímetros de ropa. Depende de un conjunto de factores que influyen en la percepción que los demás tengan de nosotros, depende de la diversa situación y de la función del vestido y depende también de las costumbres en el modo de vestir”.No es lo mismo acudir en traje de baño a una piscina que ir con la misma prenda a la facultad, una falda de tenis, que no tiene nada de impúdico en una pista, puede serlo enuna oficina.

No atenta contra el pudor la mujer de una tribu de Africa que, siguiendo las costumbres del país y las condiciones climáticas, va con el pecho descubierto pero sí lo hará aquella que vaya así a hacer la compra en un supermercado europeo. En este sentido hay, además de las costumbres, ciertas leyes de la percepción que reclaman la atención sobre uno u otro aspecto del cuerpo.

Continuando con el ejemplo anterior; nadie percibirá como reclamo sexual a la mujer de la tribu mientras que si se percibirá así a la mujer del supermercado, aunque vayan las dos con la misma tela. “Si estamos acostumbrados a vernos vestidos, la desnudez tiene un significado radicalmente distinto, destaca una disponibilidad sexual que no se presenta en la percepción de quienes habitualmente van desnudos”

Si el pudor no puede reducirse a una cantidad de tela, tampoco el impudor equivale exactamente a la desnudez. Hay momentos y situaciones en los que la desnudez no es impúdica (cuando existe un fin médico, o en el caso del acto conyugal donde el amor hace que quede preservada la dignidad de la persona). Un vestido será impúdico cuando subraye los valores sexuales, pueda provocar una reacción hacia esa persona como objeto de placer y encubra su verdadero valor como persona.

Por esto, es difícil dejar de calificar como impúdicas algunas de las tendencias actuales como las transparencias que se explican precisamente como un juego de seducción en el que se deja entrever -a veces claramente ver- esos valores sexuales, los escotes exagerados o las microfaldas que descubren gran parte de las piernas. Este tipo de prendas llaman la atención, a veces de una forma provocativa, sobre los aspectos sexuales del cuerpo femenino.

Por último hay que señalar que la falta de pudor en el vestido lleva a la despersonalización. La función del vestido es cubrir lo que es más impersonal, aquellas partes del cuerpo que no nos diferencian de los demás, haciendo que la atención del otro recaiga en lo descubierto, el rostro.

“El hecho del vestido que oculta el cuerpo y muestra el rostro ha hecho que la belleza conocida y expresa sea primariamente la de este último; la del cuerpo se supone, se infiere, se adivina, en ciertos grados y formas (...) Esto ha sido un factor de personalización de las relaciones humanas. El cuerpo tiene menor individualidad, es menos identificable, más intercambiable. En su función más propia, es el cuerpo de tal cara. La oscilación entre la preferencia por el rostro o por el cuerpo significa la existencia de dos orientaciones que condicionan la vida: se insiste en la personalidad, o se tiende a la indiferenciación”.

--------------------------------------------------------------------------------


¿Cómo se puede educar el pudor?

Antes se ha visto como el pudor es un sentimiento profundamente ligado a cada hombre pero también se observa la diferencia con que las personas experimentan este sentimiento. En líneas generales, se puede decir que la tendencia a velar el cuerpo es un “fruto del proceso de crecimiento de la sensibilidad del hombre”.

Cuando hay una mayor sensibilidad, el hombre comprende qué es su cuerpo y trata de cubrirlo. Por eso hay una relación entre la cultura y el vestido. A mayor cultura, más sensibilidad y más pudor. En este sentido, el impudor es, muchas veces, una falta de cultura.

El hombre con sensibilidad no supera los límites de la vergüenza sino con dificultad. La mayoría de las personas han experimentado este sentimiento de violentarse al tener que desvestirse ante el médico. En el caso del acto sexual, el hombre supera esta vergüenza por el amor.

Cuando hay un amor verdadero, el peligro de ser tomado como un simple objeto de placer desaparece porque se valora a la persona en su totalidad; por tanto, el pudor pierde su razón de ser objetiva, porque es el amor el que protege la dignidad de la persona. También desaparece el riesgo de perder la intimidad ante la indiferencia del otro. Cuando seama, la entrega corporal viene acompañada de la entrega total. No se da el cuerpo sólo, se da la persona entera, toda su intimidad, y no sólo la física.

Lo contrario es la prostitución. El hombre, o la mujer, que en una relación sexual sólo comparte el cuerpo pero no el alma, se está prostituyendo. Con otras palabras “una entrega corporal que no fuera a la vez personal sería en sí misma una mentira porque consideraría el cuerpo como algo simplemente externo, como una cosa disponible y no como la propia realidad personal”

El amor es, por lo tanto, el requisito para que el hombre venza su resistencia a entregar su intimidad corporal. Alguien podría objetar a esto que la vergüenza, tanto del cuerpo como de los actos de amor, es muy débil o casi inexistente en algunas personas. Ciertamente, la vergüenza puede disminuir por diferentes influencias, de naturaleza personal o social, y ceder pronto. Como se ha dicho antes, si se pierde sensibilidad, desaparece el sentido del pudor. Y se pierde sensibilidad cuando se desconoce, se ignora o se rechaza el valor del propio cuerpo y de la sexualidad.

Por eso, tiene gran importancia la educación del pudor en los niños; es la edad donde toman conciencia de lo que significa su cuerpo y el de los demás. Si se acostumbran a verse desnudos delante de otros, o a ver desnudos a sus familiares, o a contemplar en el cine o la televisión actos sexuales que sólo tienen su verdadero sentido en la intimidad, su cuerpo y el de los demás perderá valor; no entenderá la necesidad de protegerse ante la posibilidad de convertirse en un objeto sexual.

A veces, con una ingenuidad un tanto tontorrona, se educa a los niños en una falsa naturalidad con el cuerpo que les deja sin el mecanismo de protección, éste sí verdaderamente natural, del pudor. Esto explica que sea frecuente, por ejemplo, encontrar adolescentes en los que esesentimiento de vergüenza por mostrar y entregar su cuerpo se borra con gran facilidad.

A menudo, después de estas relaciones, que difícilmente cuajan pues no hay verdadero amor, el chico/a se siente utilizado como un mero instrumento de placer, fácil de conseguir, porque el pudor natural ha cedido con rapidez.

En la educación del pudor, además de los padres, tienen responsabilidad los medios de comunicación que, en la actualidad, muestran un exceso de contenidos eróticos e incluso pornográficos. Esta saturación de sexo hace que se pierda sensibilidad y facilita que, en esta esfera tan importante, el hombre quede desprotegido.


--------------------------------------------------------------------------------

¿Todo esto es algo exclusivo para cristianos?

Todo lo que se ha señalado hasta ahora se aplica a hombres y mujeres de diferentes ideas, religiones y culturas pues de lo que se trata es de defender una forma de vestir que no lesione la dignidad de la persona. El cristiano además tiene un papel muy importante en el campo de la moda, campo que no puede ver como algo trivial o superficial.

La persona cristiana sabe que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, que el hombre tiene una dignidad, que es sagrada. Es consciente también de que se empieza por no respetar la dignidad del cuerpo y se acaba animalizando al ser humano. Se percata de que en el mundo de la moda predomina un consumismo desenfrenado que lesiona la justicia social: unos no tienen con qué abrigarse mientras otros gastan millones en renovar constantemente su ropero. Por eso, es importante quelos cristianos tengan una actitud activa en este tema. En primer lugar, con la coherencia de su ejemplo.

Hay prendas que una persona con un poco de sensibilidad, más si es cristiana, no llevará: aunque estén de moda, aunque todo el mundo vista así, aunque choque en el ambiente. Precisamente este choque hará comprender a muchos lo poco acertado que es presentarse en la sociedad con un determinado aspecto por muy aceptado que esté. La coherencia, en este campo como en muchos otros, puede ser un argumento definitivo. “Y en un ambiente paganizado o pagano, al chocar este ambiente con mi vida, ¿no parecerá postiza mi postura de naturalidad?”, me preguntas. -Y te contesto: chocará sin duda, la vida tuya con la de ellos: y ese contraste, por confirmar con tus obras tu fe, es precisamente la naturalidad que yo te pido”

Pero además de con el ejemplo personal, el hombre y la mujer cristiana tienen que ver en la moda una forma de acercar más el mundo a Dios. Antes se explicaba la relación entre la verdad, el bien y la belleza. Dios es la Suma Bondad, la Suma Verdad y la Suma Belleza, por eso es importante cuidar la belleza en el mundo. “A través del vestido (...) expresamos si en nosotros hay o no amor y sencillez, si hay o no búsqueda de la verdad, el bien y la belleza; quienes confesamos con los labios haber encontrado esta Verdad, Bien y Belleza en Jesucristo, estamos siendo con nuestro modo concreto de vida, lo queramos o no, un libro abierto que lo ratifica o lo niega. (...) Hasta en el vestido, entonces, como hábito de la caridad, se percibe si nos sabemos amados por Dios y si queremos vivir en este amor la relación con los demás”.

La belleza, y también la belleza física bien entendida, puede ser una forma de llegar a la virtud. El cristianismo no tiene nada que ver con el desaliño, la suciedad o el descuido de lo externo. “Caras largas.., modales bruscos..., facha ridícula..., aire antipático: Así esperas animar a los demás a seguir a Cristo?” Por el contrario, la armonía, la limpieza, el buen gusto y la elegancia dicen mucho de la finura de un alma.

El cristiano tendrá que compaginar el valor de la elegancia con el resto de las virtudes; con la caridad pues se presenta bien ante los demás buscando, no despertar admiración, sino hacer agradable la vida al resto de los que conviven con él; la templanza, porque debe ir bien sin malgastar, cuidando las cosas y no sustituyéndolas cada vez que cambia la temporada, ni acumulando prendas inservibles en el armario; la fortaleza para oponerse a la moda cuando ésta rebaje la dignidad de la persona, la modestia, para vestir con decencia...

Si , como hemos dicho antes, cada creador muestra en sus vestidos sus ideas sobre la persona, el diseñador que es cristiano tendrá en especial estima la dignidad del cuerpo y de la persona a la hora de realizar una prenda. Por eso, es importante que haya gente que valore esta idea del hombre y que trabaje en el mundo de la moda, para que se cree un tipo de ropa queacerque más a la belleza y a la verdad, que acerque más a Dios.

Otra conclusión es que el cristiano está llamado a cooperar en el reto de “crear un clima favorable a la educación de la castidad”. La moda puede ayudar o, al contrario, crear un clima opuesto a esta virtud. En este aspecto, todos podemos cooperar; el hombre de a pie que cada mañana elige lo que se va a poner, el diseñador que viste a la sociedad, la modelo que muestra en la pasarela estos diseños... Cada uno puede crear o no un clima de verdadera belleza y elegancia. Porque al final lo que está en juego no es un estampado, un diseño o una percha; está en juego la verdadera dignidad de la persona.


Estas preguntas y respuestas están sacadas del texto que ha publicado la autora en la Colección de folletos de Mundo Cristiano, de la Editorial Palabra.
Ana Sánchez de la Nieta

Visita del Papa a Sydney

Verano: tiempo también para educar


Todo un verano por delante

Miles de niños y niñas se encuentran al final de cada curso con todo un verano por delante. Ante sus ojos se abre un océano de infinitas posibilidades, un mar sin horizonte, días y días para gastar, como un interminable fin de semana.

Para muchos de ellos se abrirá un gran paréntesis, que dejará fuera todos los hábitos adquiridos durante el curso escolar, y que se cerrará de forma traumática en septiembre.

Por desgracia, muy a menudo, las vacaciones de verano convierten en hábito no tener ningún hábito y acaban siendo el gran paso hacia atrás en la educación de nuestros hijos.

¿No hacer nada en vacaciones?

Disfrutar de las vacaciones no es tan fácil como parece. No por el hecho de que se sucedan unos cuantos días de asueto se logra gozar de ese tiempo. Al contrario, muchas veces nos defraudan porque las esperamos con ansiedad y esperamos de ellas más de lo que nos pueden dar.

Preparamos muy bien las vacaciones (qué hacer y adónde ir), pero no nos preparamos para aprovecharlas bien. Disfrutar de las vacaciones no consiste en romper horarios, aparcar obligaciones, desatender compromisos y abandonar hábitos, no, sino en planificarse para poder vivir ese periodo de forma más relajada con un horario, unas obligaciones y unos compromisos menos exigentes, sin tener que tirar los hábitos familiares por la borda.

Desde el punto de vista educativo, los periodos vacacionales son ideales para estar más con nuestros hijos y disfrutar con ellos. Todo es cuestión de organizarse. Pero así como durante estos días podemos dar un paso adelante en su educación, también podemos darlo hacia atrás: un verano sin programar puede acabar con todo lo que hemos conseguido durante el año.

Consejos prácticos para sacar el mayor partido a las vacaciones

Perder o ganar en vacaciones dependerá de nosotros, de si somos capaces de hacer bien las maletas y no dejarnos en el armario estas recomendaciones:

No transmitir ansiedad ni hacer comentarios negativos delante de nuestros hijos ante la inminencia de las vacaciones estivales. Debemos afrontarlas con calma y optimismo y no agobiarnos antes de hora.

Planificarlas a conciencia. No debemos confiar en la improvisación. Si no las planificamos bien, la culpa de que "los niños están pesados", de que "no hay nadie que les aguante", etc. será nuestra no de ellos. Para organizar bien las vacaciones hemos de contemplar actividades diversas: intelectuales, lúdicas, deportivas, piscina, paseos, salidas, descanso. Podemos establecer una hora de lectura y aprovechar para ver alguna película en familia.

Elaborar un horario. Que estén de vacaciones no significa que no tengan obligaciones o que hayan de estar todo el día sin hacer nada. Podemos confeccionar un horario familiar general y otro personal de cada hijo teniendo en cuenta su edad, su forma de ser y sus aficiones.

Contemplar alternativas de ocio como colonias, campamentos, jornadas deportivas. Son buenas oportunidades para que nuestros hijos adquieran independencia, fortalezcan su voluntad, amplíen sus amistades, desarrollen su responsabilidad. Debemos tener en cuenta quién las organiza, qué tipos de actividades se realizan, dónde, en qué condiciones, etc.

Restringir el uso de la televisión. La utilizamos como una solución fácil para llenar vacíos, cuando lo que estamos haciendo es crearlos. La propia inercia vacacional facilita esos tiempos muertos que les llevan a apalancarse delante de la tele.

Distribuir el tiempo de vacaciones de manera que no nos desprendamos de nuestros hijos. "Colocarlos" en el pueblo con sus abuelos o sus primos puede suponer una desconexión peligrosa. Puede ser positivo que pasen unos días sin nosotros, pero de ahí a "perderlos de vista" va mucho.

Aprovechar para que nuestros hijos realicen aquellas actividades que no han podido hacer durante el curso, como deportes, idiomas, aficiones.

Dejar que, en función de su edad, participen en la programación de las vacaciones familiares. Es un tiempo para vivirlo juntos y por eso lo debemos organizar entre todos.

Sacar tiempo para nosotros. Es importante que aprovechemos esta época para realizar una "escapada" con nuestra pareja, salir a cenar o a divertirnos solos.

No aceptar un plan vacacional en el que algún miembro de la familia se vea obligado a no hacer vacaciones. Por desgracia, muchas madres tienen que renunciar a ellas para que disfruten los demás y reconocen que en esa época tienen más trabajo que nunca. Es cuestión de colaborar todos y de buscar fórmulas que no impliquen el sacrificio de nadie. Quedarse en casa, por ejemplo, no significa necesariamente quedarse sin vacaciones, es cuestión de descubrir nuevas alternativas.

Tener en cuenta que es una buena época para la amistad. Nuestros hijos disponen de más tiempo para estar con los amigos, para iniciar nuevas amistades o consolidarlas. Un aspecto importante a tener en cuenta para elegir el lugar de veraneo ha de ser los amigos que puedan hacer allí.

Al final de las vacaciones, revisar los aspectos positivos y negativos para tenerlos en cuenta el año que viene. Encontraremos puntos fuertes que querremos mantener, pero también muchas cosas a mejorar que, si no las tenemos en cuenta, probablemente las olvidaremos dentro de un año.

Muchos de los mejores recuerdos de familia pertenecen a periodos vacacionales: vale la pena, pues, que nos tomemos las vacaciones en serio.

Por Pilar Guembe y Carlos Goñi, autores del libro "¡Es fácil ser padres!"

TODOS TENEMOS GRIETAS


Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota sólo tenía la mitad del agua.
Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.
Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole:
"Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir”.
El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente:
"Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino."
Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchas flores hermosas a lo largo del camino, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.
El aguador le dijo entonces
"¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza."
Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados.

El elefante del circo


Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de tajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, pregunté a algún maestro, a mi padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: "El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeño". Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvía a probar, y también al otro y al que seguía... hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque cree que no puede. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquélla impotencia que se siente poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... Jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez... Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos hacer" simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestro recuerdo "no puedo... no puedo y nunca podré", perdiendo una de las mayores bendiciones con que puede contar un ser humano: la fe.

TEXTOS DE GRAFFITIS


Todos prometen y nadie cumple. Vote por nadie.

"¡Proletarios del todos los países, uníos!" (Con otra letra: "Último aviso")

"El mundo se está quedando sin genios: Beethoven se quedó sordo, Einstein se murió y a mí me duele la cabeza."

"Si no puedes convencerlos, confúndelos." (Enseñanza de un político).

"Si no tiene nada que hacer, venga a hacerlo aquí."

"Ahora que se todas las respuestas me cambiaron las preguntas."

"El psiquiatra es el único negocio donde el cliente nunca tiene razón"

"El que ría el último no entiende el chiste"

"Lo importante no es ganar sino hacer perder al otro."

"El país estaba al borde del abismo y con EL NUEVO PRESIDENTE hemos dado un paso adelante."

"Las inundaciones no se producen porque los ríos crecen, sino por que el país se hunde."

Los políticos y los pañales deben ser cambiados con frecuencia... ambos por la misma razón.

La Argentina está entre los primeros países del mundo... por orden alfabético.
La mentira tiene patas cortas, pero en Argentina usa zancos."

La tierra será de los trabajadores, la cosecha no.

El dólar no baja: se agacha para tomar impulso.

Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.

Si la montaña viene hacia a tí, corre. Es un derrumbe.

"Cambio dócil perro doberman por mano ortopédica"

Errar es humano, pero echarle la culpa al otro es mas humano todavía.

¿Por qué SEPARADO se escribe todo junto y TODO JUNTO se escribe separado ?

Si hay mas allá... ¿hay menos acá?

Cuidado con los errores en las direcciones de e-mails


Un hombre dejó las nevadas calles de Chicago para pasar unas felices vacaciones en la soleada Florida.

Su esposa estaba en viaje de negocios y habían planeado encontrarse en Miami al día siguiente.

Cuando el hombre llegó al hotel, después de haber pasado el día en la playa bajo los cocoteros y harto de refrescos tropicales, decidió enviar a su mujer un e-mail para contarle las maravillas del lugar.

Como no encontró el papelito donde tenía apuntada la dirección, se arriesgó a tirar de memoria y rezar para que fuera correcto.

Pero, por desgracia, se equivocó en una letra y el mensaje se dirigió hacia la esposa de un pastor protestante que había muerto el día anterior.

Por la noche, esta mujer decidió leer el correo para ver las condolencias que había recibido; cuando miró el monitor dio un respingo, pegó un grito y cayó tiesa, muerta al suelo.

Al oír el grito sus familiares corrieron a donde se encontraba y leyeron lo siguiente en el correo que mostraba el monitor:

Querida esposa:

Acabo de llegar. Fue un largo viaje hasta aquí, aunque merece la pena; todo es precioso, con muchos árboles, jardines, fiestas. A pesar de llevar pocas horas aquí ya me estoy sintiendo como en casa. Ahora me voy a descansar.

Sólo quiero decirte que ya hablé con toda la gente y tienen lista tu llegada aquí a lo largo de mañana.

Estoy seguro de que también te va a gustar mucho.

Besos de tu eterno y amoroso marido.

P.D. ¡Prepárate porque aquí hace un calor infernal!

Carta a un hijo


Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor.
Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.
Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa.
Furioso te levanté por el cabello y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato. Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida.
Te despediste de mi tímidamente y yo solo te advertí que no te portaras mal.

Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín.
Llevabas puestos tus pantalones nuevos y estabas sucio y mojado.
Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa los zapatos, que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte.
Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mi te indiqué que caminaras erguido.

Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa.
A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furiosa porque no parabas de jugar.
Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto.
Al poco rato mi ira comenzó a apagarse.
Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una caricia, pero no pude.
¿Cómo podía una madre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumisa y arrepentida?

Luego escuché unos golpecitos en la puerta.
"Adelante" dije adivinando que eras tu.
Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación.
Te miré con seriedad y pregunté: ¿Te vas a dormir?, ¿vienes a despedirte?
No contestaste.
Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente.
Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito.
Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba.
"Hasta mañana mamita" me dijiste.

¿Qué es lo que estaba haciendo?
¿Porqué me desesperaba tan fácilmente?
Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual.
Tu tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobretodo, sabías demostrar amor.
¿Porqué me costaba tanto trabajo? ¿Porqué tenía el hábito de estar siempre enojada?
¿Qué es lo que me estaba aburriendo?
Yo también fui niña. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?

Después de un rato entré a tu habitación y encendí una lámpara con cuidado.
Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca.
entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé.
Me incliné para rozar con mis labios tu mejilla, respiré tu aroma limpio y dulce.
No pude contener el sollozo y cerré los ojos.
Una de mis lágrimas cayó en tu piel. No te inmutaste.
Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio.
Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación.

Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día sabrás que los padres no somos perfectos, pero sobre todo, ojalá te des cuenta de que, pese a todos mis errores, te amo más que a mi vida.
"Si lloras por haber perdido el Sol, entonces no podrás ver las estrellas".



Autor: Desconocido

Queda prohibido



Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un DÍA sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada DÍA como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa, todo,
porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.


Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no seria igual.


Autor:

A este poema muchos se lo atribuyen a Pablo Neruda,

pero en realidad pertenece a:

Alfredo Cuervo Barrero

En busca de la felicidad. Inteligencia Emocional: Pensamiento positivo


A partir de algunos trabajos experimentales, autores como Fordyce (1980, 1981,1984) propusieron los siguientes 14 fundamentos para ser más felices:

01.- Ser más activo/a y mantenerse ocupado/a.
02.- Pasar más tiempo en actividades sociales.
03.- Ser productivo/a en un trabajo recompensante.
04.- Organizarse mejor.
05.- Dejar de preocuparse.
06.- Disminuir las expectativas y las aspiraciones.
07.- Desarrollar un pensamiento positivo y optimista.
08.- Orientarse hacia el presente.
09.- Conocimiento, aceptación e imagen buenos de uno/a mismo/a.
10.- Desarrollar una personalidad sociable, extravertida.
11.- Ser uno/a mismo/a.
12.- Eliminar las tensiones negativas.
13.- Las relaciones íntimas son muy importantes.
14.- Valorar y comprometerse con, la felicidad.

El Verano



Cuando llega el verano nuestras energías se activan y nos sentimos más alegres y comunicativos ya que las largas horas de sol nos hacen más activos. En verano es muy aconsejable tomar alimentos de sabor un poco amargo y energía refrescante para el cuerpo.

Entre el 21 y el 24 de Junio, se celebra en diferentes puntos de Europa el Solsticio de Verano; la fiesta del Fuego, por excelencia. El punto de inflexión entre lo que definitivamente dejamos atrás y la nueva etapa: el Sol calienta más con su luz la geografía y nuestros cuerpos; los días se hacen más largos, el aire es caliente y seco y todo nos invita a la vida al aire libre y a las actividades en el exterior: natación (la relación con el agua puede ser el complemento refrescante al calor del Fuego), pasear en bicicleta, excursiones por la montaña...

Todo ello se hace más evidente en los países del Sur. Y nos habla del crecimiento y la maduración en la naturaleza.

Nuestras energías se activan y nos sentimos más alegres y comunicativos; Reímos más. Son emociones que identificamos con nuestro corazón: el volcán de nuestro ánimo; La sangre que fluye más rápida y nos llega a las mejillas...

Los alimentos más aconsejados en esta estación son los de sabor amargo, de energía refrescante para el cuerpo: zumos de frutas (cítricos), pepinos, lechugas, endivias, escarolas. Debemos beber mucho agua.
Las infusiones de Espino Albar, Lavanda, Mejorana, Meliloto, Pasiflora, Valeriana, Menta, Hibiscus, también están aconsejadas.
La Regaliz -abstenerse los hipertensos- el Hinojo, el Anís y la Consuelda, están indicadas para el Intestino delgado

Los Hipertensos, con riesgo de enfermedades del Corazón y los hipertónicos, activos o agitados, deberían intentar reemplazar la carne por el Pescado o Cereales. Y no comer mucho cordero ni trigo; reducir las especias y los estimulantes como el café, tabaco, alcohol o chocolate.
Por el contrario, los Hipotensos, hipotónicos, letárgicos, deben aumentar el consumo de cordero y trigo. Comer Mijo, albaricoques, chalote, coliflor, diente de león, Angélica, Jengibre, Pimentón, milenrama y alimentos amargos y calientes.

Disfrutemos, pues del verano época en la cual podemos absorber la energía que nos proporciona nuestro entorno para utilizarla en el siguiente periodo.

Autor: Teresa Durán