Decálogo de La Serenidad


1. Serenidad es calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo, dominio de uno mismo. La serenidad proporciona una fuerte energía vital.

2. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez.

3. La persona serena huye del activismo, es decir del afán de hacer mucho, pero sin dirección y sentido. Tampoco se deja llevar por la precipitación y los impulsos. Actúa después de pensar.

4. La serenidad va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza. Mira los sucesos con realismo, con ánimo positivo.

5. La persona serena conserva la calma sin desesperarse ni desanimarse. Enfrenta los problemas uno a uno, estudiando a fondo cada asunto y tomando alguna decisión. Después actúa con prontitud; de esa forma van desapareciendo los problemas.

6. Conviene dominar los sentimientos, lo cual supone encauzarlos y expresarlos debidamente. Cuando no es así, perdemos el control de las decisiones y de las acciones.

7. La ira y el rencor desestabilizan el corazón y producen amargura. Si no se corta a tiempo aparecerá el odio, pasión que daña al ser humano.

8. “Dame Señor la dicha y yo me encargaré de ser ecuánime”, decía Tagore. Alegría interior, serenidad y ecuanimidad suelen ir unidas.

9. Serenidad para reprender. Serenidad al tomar decisiones complejas. Serenidad ante la injusticia. Serenidad, especialmente, en momentos difíciles.

10. En últimas, la serenidad proviene de confiar en Dios, que nunca abandona a quien confía en el.

1 comentario:

ana dijo...

Dios m;io, Qui;en eres?
Mi nombre es Juana y, buscando una imagen para mi foto en Linkedin, te he encontrado.
En breve abrir;e una tienda taller de trueque en las Galer;ias Goya de la ciudad de M;alaga que ser;a la sede de P A Y A S A C O M F R O N T E R A S
que trabajar;a para transmitir alegr;ia de vivir a quien la necesite. Mi email: payasacomarrobagmail.com
Un saludo.
Juana