Hoy, ahora (posponer, lucha interior)


Todos los días, a primera hora, Alejandro Magno daba órdenes a sus generales y les decía lo que debían hacer. Por las noches les pedía cuentas, si lo habían hecho o no. Una noche, uno de los generales, llamado Pimérides, había dejado una orden sin cumplir y, al rendir cuentas, dijo:

• Esto será lo primero que haré mañana.

Y Alejandro le preguntó:

• ¿Sabes cómo he podido conquistar un imperio tan grande en tan poco tiempo?.

Pimérides empezaba un discurso en elogio del valor guerrero de su jefe y Alejandro le atajó al momento:

- No, no .Todo eso se supone. Lo he podido hacer no dejando nunca nada para el día siguiente.

No hay comentarios: