Solo el amor


Debes amar la arcilla que va en tus manos.


Debes amar su arena hasta la locura.


Y si no, no la emprendas que será en vano:


sólo el amor alumbra lo que perdura,


sólo el amor convierte en milagro el barro.


Debes amar el tiempo de los intentos.


Debes amar la hora que nunca brilla.


Y si no, no pretendas tocar lo cierto:


sólo el amor engendra la maravilla,


sólo el amor consigue encender lo muerto.

No hay comentarios: