El mundo recuerda los 100 años del nacimiento de la Madre Teresa de Calcuta



Este jueves 26 de agosto se cumplen cien años del nacimiento de la Beata Teresa de Calcuta, por lo que las congregaciones fundadas por ella, y los católicos de todo el mundo celebran ese acontecimiento con misas, vigilias de oración, novenas y simposios, que tendrán por tema común: "Dios nos ha creado para cosas más grandes: amar y ser amados".

A continuacíón, algunas de las celebraciones más destacadas en el mundo:

En Skopje: En su tierra natal, la Madre Teresa será homenajeada el 26 de agosto con una sesión en el Parlamento Macedonio, seguida de la presentación del Premio Nacional Madre Teresa. A las 6:00 p.m. se celebrará una Misa en la Catedral del Sagrado Corazón, presidida por el Arzobispo de Belgrado, Mons. Stanislav Hoèevar.

También se abrirá al público una exposición de fotografías realizadas por el artista croata Zvonimir Atietiæ, en la Casa del Memorial Madre Teresa. Las celebraciones en Macedonia se extenderán hasta el final de este año.

En Albania: Está prevista para este jueves 26 una peregrinación nacional en su honor, a la catedral de Vau-Dejës, en la diócesis de Sapa, con una liturgia eucarística presidida por el Arzobispo de Durres-Tirana, Mons. Rrok Kola Mirdita, y concelebrada por el Nuncio Apostólico en Albania, Mons. Ramiro Moliner Inglés, y por los obispos locales.

En Kosovo: El 2010 ha sido proclamado en Kosovo como el "Año de Madre Teresa". Allí se le rendirá homenaje a la Beata el 5 de septiembre, día de su fiesta litúrgica, con la consagración de una iglesia santuario en Prístina. La construcción de la iglesia comenzó en 2003 a petición del Obispo local, Mons. Mark Sopi, y del presidente Rugova, y concluyó con Mons. Dodë Gjergji como Administrador Apostólico de Kosovo.

En Roma: El vicario general de Su Santidad para el Estado de la Ciudad del Vaticano, Cardenal Angelo Comastri, presidirá una Misa en la basílica de San Lorenzo en Damasco a las 7:00 p.m. este jueves a las 7:00 p.m. Participarán las congregaciones religiosas y las comunidades de vida contemplativa fundadas por la religiosa presentes en Roma, así como los voluntarios, benefactores y las personas acogidas en los conventos romanos.

La celebración estará precedida por la inauguración de una exposición de fotografías titulada "Beata Teresa de Calcuta, vida, obras, mensaje", organizada en el Palacio de la Cancillería. Por otro lado, con motivo de su fiesta litúrgica, la iglesia de San Gregorio en Celio acogerá diversas iniciativas espirituales: una vigilia de oración el sábado 4 de septiembre y una liturgia eucarística el domingo 5 de septiembre, celebrada por el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Cardenal Ivan Dias.

En India: La Madre Teresa llegó en 1929 y pasó gran parte de su vida en ese país, en el que las celebraciones empezaron el 17 de agosto con una novena en todas las parroquias de la Arquidiócesis de Calcuta, sede de la Casa Madre de las Misioneras de la Caridad. El Centenario se abre oficialmente el 26 de agosto con una celebración eucarística presidida por el Arzobispo de Ranchi, Cardenal Telesphore Toppo.

En Nueva Delhi, un programa cargado de iniciativas incluirá un simposio sobre la beata Madre Teresa y dos espectáculos de danza y teatro, el primero se realizó el pasado 23 de agosto y el próximo está previsto para el martes 31 de agosto, por iniciativa de la Conferencia Episcopal India y con la colaboración de la UNESCO.

También en Nueva Delhi, tendrá lugar la conmemoración pública de este centenario el sábado 28 de agosto, en presencia del presidente indio Pratibha Devisingh Patil. El encuentro dará lugar a la presentación oficial de una moneda acuñada con la imagen de la beata por el Estado indio, que proclamó el 26 de agosto "Día nacional de los huérfanos", como signo de reconocimiento a Madre Teresa y a su obra con las pequeñas víctimas de la soledad y el abandono.

http://www.aciprensa.com

La elegancia del erizo




Fiel adaptación de la popular novela de Muriel Barbery "La elegancia del erizo" a cargo de la debutante Mona Achache, que ha escrito también el guión. Sigue a Paloma Josse, una niña superdotada a punto de cumplir en unos meses los doce años, que ha tomado la determinación de quitarse la vida el día de su cumpleaños. Lo hará inadvertidamente, sin que sus padres -él, ministro del gobierno, ella, ama de casa depresiva- ni su hermana mayor se enteren, ingiriendo un veneno. Pero entretanto llega el planeado y fatal desenlace, se muda al inmueble un nuevo vecino japonés, Kakuro Ozu, tipo encantador y cultivado, que además va a descubrir la vida oculta de la portera Renée Michel, quien detrás de su aspecto gris y desaliñado oculta un alma sensible, a la que encanta la literatura y el cine de categoría.


Achache se muestra modesta al hablar de su film como "adaptación libre", porque la realidad es que se nota que le encanta el libro de Barbery, y que se esfuerza en plasmarlo en imágenes. Así que se mantienen pasajes como el de la intuición de Kakuro acerca de cómo es Renée, o la invitación a su apartamento, para cenar y ver una película de Yasujiro Ozu. La idea es mostrar un triángulo ciertamente variopinto, de personajes que externamente no pueden ser más distintos -una niña sabihonda, una mujer culta pero empequeñecida, un exótico nipón- y que sin embargo comparten una enorme sensibilidad y el deseo de amar y ser amados. De modo que la metáfora del erizo -tras los pinchos hay algo más- se revela eficaz.


El film adopta el punto de vista de Paloma con el recurso de su cámara de vídeo digital, que a modo de diario sirve para presentarnos sus pensamientos más íntimos, por ejemplo en lo que atañe al extrañamiento de su familia, que no le presta la atención debida. Sirve también para sugerir la sensibilidad audiovisual que en la actualidad tienen los más jóvenes, pues Paloma tiene ideas tan buenas como grabar imágenes con el filtro de una pecera. En general el desarrollo del film es correcto, funcional, aunque el desenlace resulta algo brusco, aunque sea para demostrar que ciertas planificaciones en la vida no tienen demasiado sentido; eso sí, algo semejante ocurría en el libro.


En el reparto resulta obligado destacar el trabajo de Josiane Balasko como Renée, la actriz se aleja de ciertos papeles a los que nos tiene acostumbrados, y a la vez nos entrega una portera nada estereotipada. También está bien la jovencita Garance Le Guillermic.


http://multimedia.decine21.com

¿Cuántas perdidas has hecho hoy a Dios?



Pues eso. ¿Cuántas? ¿Y a tu novia o a tu mujer o a tu amigo? La comparación puede que nos deje en evidencia y nos dé apuro contrastar la realidad; la comparación nos puede ayudar a hacernos una ligera idea de donde se encuentra nuestro corazón. Y sin contar las llamadas, los mensajes, los correos. Venga, ¿cuántas veces hoy hemos dirigido un breve pensamiento a Dios, nos hemos acordado de Él? Seamos sinceros. ¿Cero pelotero? Bueno, bueno, puede que un par de veces. O a primera hora, que me he visto en un atolladero o repentina niebla. Vamos a ver, que no nos enteramos. Dios tiene móvil. Un móvil de una capacidad de memoria impresionante. Y de misericordia (eso sí que es “tecnología” punta). Le llega de todo. No se le escapa una frecuencia de alma. Su secreto no es la nanotecnología, es más bien el Amor infinito, salvífico. Y responde siempre. Dios tiene Alma-móvil, como nosotros. Y llama, nos llama, con una autonomía eterna, y con paciencia divina, y delicadeza extrema. Otra cosa es que nos hagamos los suecos (u otro tipo de gente no siempre escandinava), o tengamos la nuestra -el alma- en silencio, o apagada, o medio lela. Despertemos, puede que sea hora de espabilar de esa modorra espiritual en la que no sacamos nada en limpio. Que ya vamos teniendo experiencia y somos mayorcitos.

Mi mujer recibe del orden de veinte perdidas al día. (En otros casos es la novia, el novio o el marido o una hija, etcétera). Está claro: la quiero. Me robó el corazón y, pese a los misterios femeninos -o precisamente por ellos-, la quiero, le hago saber que estoy aquí, que la recuerdo, que es lo primero, que me tiene loco, que no me acostumbro, que ya no sé que hacer para decirle todo lo que siento y cómo siento mis meteduras de pata, y que quisiera estar ahí, con ella. Juntos. Siempre. ¿Qué sentido tiene que no esté con ella? Es el amor que sólo quiere unidad, saber del otro, por mínima que sea la señal. Pues Dios igual. No, igual no, mucho más. ¿A qué esperamos para soltar el lastre de la desidia y de una absurda vergüenza? Busquemos Su Nombre en la agenda. Las cosas cuanto antes. No tardaremos en escuchar Su voz. Nadie se queda sin respuesta. Puede que al principio nos cueste y andemos descreídos, puede que no sepamos identificar Su voz en esas palabras de un amigo o en un suceso inesperado que nos hace reflexionar. O puede que no acabemos de entender o que nos parezca que es todo en balde. Pero hay que perseverar. El amor es también perseverancia, insistir en esas llamadas, en esas perdidas, con la seguridad de que somos escuchados y queridos como no nos podemos hacer idea.

No es mal examen de conciencia para calibrar el estado en el que está mi alma, mi relación con Cristo, mi felicidad genuina. ¿Cuántas perdidas le he enviado hoy al Autor de mis días? De entrada, como decía, igual uno se asusta. Por lo necio que puedo llegar a ser, por lo desagradecido, porque puede que apenas quede rastro de fe (lo cual es cada vez más frecuente, o se trata de una fe desvaída). Puede que desde la primera comunión no tenga noticia de mí, o desde antes de las vacaciones, o desde un ataque súbito de emoción pía cuando se murió la abuela y que duró dos días, o… El cristianismo no tiene sentido si uno no está enamorado de Cristo, y lo demuestra. Todo lo demás es filfa, adorno, piruetas o puede que hasta teología. (Se ven cosas muy raras hoy en día y es que el déficit espiritual es de aúpa). Un padre del montón -o madre- está esperando como agua de mayo que su hijo le cuente, le diga, le exprese, le enumere sus sueños y aspiraciones. Venga, por Dios, ¿tanto cuesta un par de perdidas para empezar? Nada especial. “Oye, Dios, échame mano al alma, y al trabajo”. “Dios, me cuesta reconocerlo, pero te necesito ahora”. O ni eso. “Dios mío, ya sabes”. O “buenas días Jesús”. El amor necesita comunicarse, darse, anticiparse. Necesita de estos detalles, posiblemente nimios, pero detalles necesarios. ¿Dónde tenemos el corazón? Puede que hasta en un gato persa, o en unos libros, o en una colección de chapas, o en Internet, o en el coche tan limpito, o en la ropa, o en el sexo, o en la cuenta corriente. ¿No suena todo esto como muy pedestre por muy bonito, provechoso y orgásmico que sea? ¿Es eso la vida para nosotros, lo que realmente queremos? ¿Meras apariencias de vida? Apañados estamos. Y es que nos olvidamos de sintonizar el alma con Cristo. De enviarle alguna que otra perdida (que nunca se pierde). No tardaremos en recibir respuesta. Dios espera cualquier señal, por mala o pequeña que sea, para abalanzarse sobre nuestro corazón con todo Su Corazón divino. Y humano.

www.guillermourbizu.com