Olga Kurylenko y el mensaje de San Josemaría


Me gusta el mensaje de Josemaría Escrivá: encontrar a Dios en medio del mundo –no sólo cuando vas a la iglesia-, darse a los demás y trabajar bien. He podido conocer gente maravillosa que pertenece al Opus Dei.
(Telva, 01/03/2011)

No hay santidad que no pase por luchas y sufrimiento. El santo no es una persona que está sentada en su silla y no hace nada, salvo tener grandes ideas. La santidad tiene más que ver con alguien que se levanta y va y hace algo, y, a pesar del odio evidente que recibe a cambio, sigue creyendo que un mundo mejor es posible; y sigue haciendo el bien. Eso es algo fácil de decir pero nada fácil de hacer.

Pero hay gente así, y Josemaría, por ejemplo, fue una de esas personas. Cuando la gente le escupía y le tiraba piedras, él seguía dirigiéndose a ellos con una sonrisa y amando a los que obraban así con él. No he conocido a Josemaría, pero sí a gente que es así, en nuestros días. Existen personas así. Son los que siguen el camino difícil en lugar del fácil, y eso es lo que hace la vida más interesante, más que la de los que eligen la vía fácil, pienso yo. Y esa actitud tiene sentido y da sentido a la vida.

http://www.asociacioncooperadoresopusdei.org

No hay comentarios: