Hablar demasiado


Has pensado alguna vez, ¿cuál es la personalidad que reflejas a través de tus palabras?
Cierta mañana, mi padre me invito a dar un paseo por el bosque y acepte con placer. El se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

- Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después respondí:

- Estoy escuchando el ruido de una carroza.

- Eso es -dijo mi Padre-. Es una carroza vacía.

- ¿Cómo sabes que es una carroza vacía, si aún no la vemos?

- Es muy fácil saber cuando una carroza esta vacía, por causa del ruido. Cuanto mas vacía la carroza, mayor es el ruido que hace.


Me convertí en adulto y hasta hoy cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todo el mundo, inoportuna, presumiendo de lo que tiene (y lo mas seguro no tiene nada), de sentirse prepotente y haciendo menos a la gente, tengo la impresión de oír a voz de mi padre diciendo:

"Cuanto mas vacía la carroza, mayor es el ruido que hace"

Acerca de la película “Camino”


Comentarios del portavoz de la Oficina de información del Opus Dei acerca de la película "Camino".

Ofrezco unos comentarios sobre la película “Camino”, realizados desde el respeto al trabajo creativo de los autores y a la buena fe subjetiva de los que han intervenido en este largometraje.

Como reconoció el propio director en la presentación de la película, a veces las radiografías salen desenfocadas. Esta es una radiografía falsa y manipulada del Opus Dei, del que ofrece una visión muy distorsionada. Miles de personas de nuestro país conocen de primera mano la vida cotidiana de las mujeres y de los hombres del Opus Dei, y otras muchas -creyentes o no creyentes-, participan y se benefician de las múltiples iniciativas médicas, educativas o de solidaridad, de cuya atención espiritual se encarga la Prelatura del Opus Dei. Ellos sentirán que la película deforma temas esenciales, y parte de un prejuicio muy negativo sobre las actitudes, sentimientos e intenciones que mueven a las personas que forman parte de esta realidad de la Iglesia.

Desearía que esta película fuese ocasión para que muchas personas conozcan con sus propios ojos la realidad del Opus Dei. Las puertas están abiertas para los que deseen conocer de forma directa esta institución de la Iglesia Católica. Sus oficinas de información - www.opusdei.es - están a plena disposición de los periodistas.

La verdadera vida de Alexia González Barros -que ha inspirado esta película y a cuyo recuerdo aparece dedicada- se puede conocer en la página web www.alexiagb.org. Alexia falleció en 1985, a los 14 años, tras una dolorosa enfermedad. La Iglesia Católica ha iniciado el estudio de su Causa de Canonización. Comparto el dolor de esta familia ante esa utilización de la vida de su hermana. Ha señalado Alfredo González Barros, ante la afirmación de que Alexia falleció entre aplausos: “Me ha dolido en el alma, por lo injusto y terrible de tal aseveración. No debería hacer falta que te diga que mi hermana Alexia no murió rodeada de aplausos. Murió rodeada de cariño”.

Mis comentarios no tienen la intención de crear polémica. Aspiran a ser solamente una petición de respeto y sensibilidad hacia las personas que sufren.

Manuel Garrido. Oficina de información del Opus Dei Madrid, 27 de septiembre de 2008

Generosidad


No hay más que uno modo de ser felices:
vivir para los demás.

Leon Tolstoi


Lo que se necesita
para conseguir la felicidad
no es una vida cómoda,
sino un corazón enamorado.

Josemaría Escrivá


El que no sirve para servir,
no sirve para vivir.

Teresa de Calcuta



Al perder el interés apasionado
por nuestros semejantes,
hemos perdido la capacidad de ser felices.

A. Montagú


El ojo que ves
no es ojo porque tú lo veas,
es ojo porque te ve.

Antonio Machado


Cuando uno empieza a repartir,
pronto empieza a recibir.

Anónimo


Poco das cuando das alguno de tus bienes.
Es al dar algo de ti mismo
cuando verdaderamente das.

Anónimo


Buscando el bien de nuestros semejantes,
encontramos el nuestro

Platón


La mejor forma de conseguir la realización personal
es dedicarse a metas desinteresadas

Viktor Frankl


Si un hombre tiene hambre no le des un pez,
enséñale a pescar.

Proverbio chino


Si no aprendemos de la historia, nos vemos obligados a repetirla. Cierto.
Pero si no cambiamos el futuro, nos veremos obligados a soportarlo.
Y eso podría ser peor.

Alvin Toffler


Si das pescado a un hombre hambriento
lo nutres durante una jornada.
Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda la vida.

Lao Tse


Los años arrugan la piel,
pero el corazón lo arruga el egoísmo.

Anónimo


Moneda que está en la mano,
tal vez se deba guardar.
La monedita del alma
se pierde si no se da.

Antonio Machado

El perdón explicado a los hijos


Perdón significa clemencia, compasión, misericordia, caridad, generosidad, indulto, amnistía, conmutación, olvido, restitución, etc.

Los padres tienen que aprender a perdonar, a los que les han ofendido. Esto se hace practicando o ejerciendo, la virtud humana del perdón. Si no dan ejemplo, nunca podrán enseñar a sus hijos a saber perdonar. Esto lo tienen que irlo practicando, desde muy pequeños.

En la mayoría de las ocasiones, es muy difícil pedir perdón, por las ofensas que hemos hecho consciente o inconscientemente. Pero hay que tener una conciencia muy entrenada, para detectar cuando nuestras acciones han originado daño a otra persona, e inmediatamente que nos demos cuenta, proceder a pedirle perdón. Esto demuestra una gran integridad, que debe inculcarse en la educación de las virtudes y valores humanos, a los hijos. Nadie puede tener la humildad necesaria para pedir perdón, sino se acostumbra a perdonar por las ofensas recibidas.

1. Pedir que nos perdonen.

Es excelente tener la entereza de pedir perdón a otros, por las ofensas que les hemos hecho, pero esa petición de perdón, para que sea verdadera y completa, tiene que ir acompañada, principalmente, de estas dos condiciones: Un firme propósito de la enmienda, y de la decisión y hechos, de satisfacer todos los daños que hayamos podido realizar, y que esté en nuestra mano el poder resarcirlos.

2. Perdonar a otros.

Es muy difícil perdonar completamente, sin deseos de venganza, reservas ni dobleces, a los que nos han ofendido. Máxime cuando los ofensores, no demuestran arrepentimiento, ni propósito de la enmienda y tienen, la expresa intención de seguir ofendiendo. Pero no se nos debe olvidar, conceder el perdón a los que nos ofenden, de la misma forma que nosotros queremos que nos perdonen, por los daños que hemos hecho. La Iglesia nos enseña que debemos perdonar setenta veces siete, que quiere decir perdonar siempre.

3. Perdonar, pero no olvidar.

Puede haber perdón sin olvido, pero nunca acompañado de rencor o del deseo de venganza. No olvidar las ofensas recibidas, puede mantener la guardia bien alta, del ofendido y del ofensor, para impedir que los hechos vuelvan a ocurrir. El ofendido puede decir al ofensor, que esta vez le perdona incondicionalmente, pero que no lo vuelva a repetir. Se debe buscar la verdad de los hechos, a través de la recuperar la Memoria Histórica, como paso previo al perdón y a la reconciliación, aunque sea muy difícil perdonar, los vencidos a los vencedores, los explotados a los explotadores.

4. Pedir perdón por hechos de otros.

Suelen ser peticiones de perdón simbólicas, llenas de buena voluntad, para demostrar humildad, arrepentimiento y el deseo de que no vuelvan a ocurrir, aunque puedan caer en una filigrana de hipocresía. El perdón lo piden algunos colectivos a otros, que sufrieron hace muchos años, graves daños de terceros, aunque esos daños, debido al paso del tiempo, sean imposibles de remediar, satisfacer, ni concretar, tanto por parte de ofendidos, como de los ofensores. Ejemplos: Los crímenes en tiempos de las Cruzadas, en los de los nazis, en los de la esclavitud, en los de las guerras, persecuciones, etc.

5. El perdón como virtud humana.

El perdón es un acto de amor gratuito, que dignifica al que lo pide, al que lo concede y al que lo recibe.

Ni excluye, ni contradice, ni condiciona las exigencias finales de la justicia, rectamente entendida, el mayor respeto a la verdad, a la justicia y a la reparación, para poder salir de situaciones marcadas por odios antiguos y violencias, dejando muy abiertas las puertas, para el arrepentimiento y la reconciliación, pues es contrario a la mentira y a la falsedad, que hacen florecer las sospechas y las divisiones.

Con independencia de la cantidad y calidad de las ofensas, debemos perdonar completamente a todos y siempre, como nosotros queremos que nos perdonen, a los que hemos ofendido.

El perdón debe llevar un reconocimiento, del mal cometido y su correspondiente reparación, resarcimiento y restitución de lo dañado, sea material o inmaterial.

10 Sentencias sobre el perdón:

1. El que sabe que le ha sido perdonada la vida, es más propenso a perdonar a los demás. En el fondo, las dificultades para perdonar a los demás, vienen de que no somos conscientes de lo que se nos ha dado y de lo que se nos ha perdonado.
2. La meditación religiosa, la relajación y otros métodos naturales, ayudan a comprender y ejercitar el perdón. Ahondar en la venganza, en la violencia, en la represalia, en la condena y en los castigos, ahuyentan las posibilidades del perdón.
3. No se perdona de la noche a la mañana. Perdonar es un proceso largo, en el cual regresan a la mente los agravios y las heridas. Pero con el paso del tiempo, si realmente se perdona, el recordar no duele.
4. El que es incapaz de perdonar, es incapaz de amar.
5. No hay nada que enfurezca más y le haga meditar tanto al enemigo, como el perdonarle. Nadie puede soportar que no le perdonen.
6. Hay que enseñar a perdonar, pero es más eficiente enseñar a no ofender.
7. Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta.
8. Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar.
9. Se aprende a perdonar, perdonando.
10. La venganza iguala al enemigo; el perdón lo supera.

¡Viva la vida!

Nos unimos a la campaña en defensa de la vida con el lema “Derecho a Vivir”, que quiere hacer llegar su mensaje a millones de españoles: "Queremos establecer un diálogo continuo con nuestros conciudadanos que nos permita a todos conocer en detalle lo que significa el aborto."



Si quieres hacer todo lo que esté en tus manos para parar la ley del aborto libre… Únete a : “Derecho a vivir”

La alegría y el optimismo


El hombre tiende a la felicidad y la alegría. Por eso, la vida misma es un generador constante de alegría.

Cualquier bien puede ser fuente de alegría

Enseñemos a ser felices

Los hombres no nacemos felices o infelices, sino que aprendemos a ser lo uno o lo otro. Cada uno nace con una cierta disposición a la alegría, con distinto humor.
Junto a este hecho, para llegar a la alegría es preciso luchar por alcanzarla e incorporarla a nuestra personalidad... sobre todo, cuando aparezcan las preocupaciones.

La tarea de "aprender a ser feliz" ha de ser un objetivo constante en todas las familias. Con la alegría no se topa nadie a la vuelta de una esquina, sino que hay que fomentarla día a día.
Sólo con que todos los miembros de la familia intentaran sonreír siempre, y que no hubiera nunca caras largas en casa, se habría conseguido mucho.

¿Cuál es la actitud necesaria para aprender a ser feliz?

1.- Disfrutar de las cosas sencillas y cotidianas...
...Que están presentes en nuestra vida: la conversación, el descanso, el trabajo, la naturaleza, la amistad... Siendo consciente de que la búsqueda ansiosa y descontrolada de satisfacciones (por lo general materiales) conduce a la pérdida del equilibrio interior.

2.- Mostrar un sentido positivo ante las personas y los acontecimientos.

Es lo opuesto a los derrotismos y a las actitudes deprimentes y desesperanzadas, a la visión negativa de la vida, que conduce a la inquietud y el desasosiego.
Encontraremos alegría cuando nos esforzamos por descubrir lo positivo que siempre (y en mayor medida que lo negativo) hay en las personas y situaciones en las que nos encontramos. Aprovechar los errores para aprender.

Esforzarse por descubrir lo positivo en mayor medida que lo negativo
y este es el primer paso para "educar en positivo".

3.- Aceptar las propias posibilidades y limitaciones.

Vivir con alegría lo que tenemos, sin renunciar a mejorar, pero sin tener nuestra atención centrada casi exclusivamente en lo que nos falta.
No perder el tiempo en lamentaciones o quejas inútiles sobre lo que ya ha ocurrido o es irremediable. Aceptar a cada hijo como es y por lo que es.

4.- Hacer de nuestras ocupaciones habituales una fuente de alegría.

Nuestro trabajo, sea el que sea, es la expresión de nuestra capacidad y nuestra aportación a la sociedad en que vivimos.
Es uno de los ámbitos, junto con el juego y el amor, principales de la vida humana y, por lo tanto, una de las fuentes de satisfacción y alegría más importantes.

5.- Pasarlo bien en familia.

Reír en familia con frecuencia y contagiar la alegría. Crear oportunidades de "pasarlo bien" todos juntos: comidas especiales, fiestas, excursiones.
No se trata de hacer cosas muy especiales, sino de hacer "especial" el estar juntos, por ejemplo, viendo un vídeo en casa con palomitas de maíz y refrescos.

Los hijos deben sentirse necesarios dentro de la familia.

Por: José Antonio Alcázar y Fernando Corominas

Leyenda árabe


Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro.

El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse.

El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo.

Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA.

Intrigado, el amigo preguntó:

¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió: "Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo".

El tiempo libre de los hijos


Los padres tienen que dar un gran ejemplo, de cómo utilizan su tiempo libre. Si los padres hacen un mal uso del mismo, es lógico que los hijos les copien. Sin embargo, si los hijos ven que los padres son buenos administradores de su tiempo libre, es seguro que aprenderán a utilizar mejor el suyo.

Los padres tienen aproximadamente 3,700 horas al año de tiempo libre, independiente de las de su trabajo y de las que dedican a dormir. Estas horas son las que tienen que hacer coincidir, con el tiempo libre de sus hijos. El tiempo de estar con los hijos, tiene dos calificaciones, la de calidad del tiempo de convivencia y la de cantidad. Cada padre deberá evaluar estos dos conceptos, para tratar de hacer lo mejor, en beneficio del objetivo de la educación y formación a los hijos.

Es necesario que los padres, dentro del programa de educación a sus hijos, preparen un plan de utilización del tiempo libre, individual y como conjunto familiar. Tienen que ayudar a sus hijos a encontrar actividades, dentro de los innumerables programas de actividades ofrecidas por la sociedad, para que les sirvan de complemento a su formación escolar, social y religiosa. Tienen que procurar que los hijos, adquieran el hábito de utilizar su tiempo libre, para que también les sirva cuando ya no dependan de los padres.

Muchos jóvenes se independizan de sus padres, total o parcialmente a los 18 años, bien porque se van a estudiar a otra ciudad, porque se van a vivir a otra casa, por motivos laborales o por otras muchas razones. La mayoría de las veces, no están preparados, para ese choque consigo mismos y con la sociedad. De ahí que los padres, deban prepararles para ese enorme salto que van a dar, al vivir solos. Deben enseñarles desde las cosas más sencillas, de cocinar, llevar la casa, administrar las finanzas de la tarjeta de crédito o debito, la cuenta de cheques, el pago de facturas, impuestos, seguros, a ser responsables de ellos mismos, etc. Por eso en los tiempos libres de los jóvenes, tiene que haber un espacio para esta preparación, so pena, que a los padres no les importe decirles a los hijos, que se arreglen como puedan y que se enfrenten en solitario y sin preparación, a los futuros problemas de la vida cotidiana.

Los padres deben que tener muy claro, que las actividades que sus hijos hagan, en sus tiempos libres, independientemente o en conjunto con la familia, en ningún caso tienen que interferir, en el desarrollo personal, físico, intelectual de ellos o ser un obstáculo, impedimento, ni justificación, para sustituir el normal funcionamiento de sus actividades escolares, las cuales son, uno de los principales objetivos de su educación.
A medida que los hijos van creciendo, los padres tienen que poner más énfasis en darles ejemplo, con la utilización del tiempo libre personal y familiar, además de aconsejarles y enseñarles, todas las actividades posibles, que les puedan servir para distraerse y mejorar su personalidad.

En la familia tiene que haber mucho diálogo, para administrar y aprovechar el tiempo libre de todos, ya que hay muchas actividades gratuitas, para utilizar el tiempo libre común y cantidad de asociaciones, que se dedican a ofrecer como voluntarios, sus mejores conocimientos de ayuda en esta materia, a las familias y a los jóvenes. Es muy importante, que los padres persuadan y motiven a los hijos, para que estos les hagan preguntas sobre el tiempo libre, pues actualmente los hijos casi nunca hacen preguntas. Están muy apáticos sobre las cosas de la vida, además de creerse firmemente, que no tienen nada que preguntar.

Hay muchas formas de emplear el tiempo libre con los hijos, para irles habituando a que lo aprovechen individualmente, por ejemplo: La lectura, actividades manuales, paseos por la ciudad o por el campo, prácticas conjuntas de deportes, voluntariados compartidos, visitas a los museos, zonas turísticas, exposiciones etc.

12 Sentencias sobre el tiempo libre:

1. Cada momento es único e irrepetible. Cuida los minutos, pues las horas se cuidarán de sí mismas.
2. Conoce el verdadero valor del tiempo, disfrútalo cada momento y no lo pierdas ni lo malgaste, pues sería una ofensa a la vida.
3. Cuando Dios hizo el tiempo, lo hizo y nos lo dio de sobra, por lo que ser cristiano es una tarea de tiempo completo.
4. El día es excesivamente largo, para quien no lo sabe apreciar y emplear.
5. El mejor legado de un padre a sus hijos, es darles cada día un poco de su tiempo.
6. El tiempo es más valioso que el dinero, porque el tiempo perdido es irrecuperable.
7. Los que emplean mal su tiempo, son los primeros en quejarse de que no disponen de él.
8. No es el tiempo el que nos falta es que no sabemos administrar las 24 horas.
9. Si amas la vida no malgastes el tiempo, porque ese es el material de que está hecha la vida.
10. Nunca se pierde el tiempo que se emplea en procurar hacer bien.
11. Nunca encontrarás tiempo para nada, hay que crearlo.
12. Para el hombre ocupado, no hay día largo.

La buena administración y el aprovechamiento del tiempo libre de los hijos y de los padres, es el fruto de una gran educación en las virtudes y valores humanos.

Todo se puede superar


Es altamente probable que en la vida debamos soportar algunas tragedias o pruebas: pérdida de un ser querido, un accidente a personas cercanas o a nosotros mismos, robos, incendios, etc. Cuando suceden estos problemas, podemos sentirnos agobiados e, incluso, que no vale la pena seguir viviendo.

Sin embargo no hay herida que no sea recuperable. Por muy terribles que sean algunas experiencias, todo es posible de superar y son prueba de ello millones de personas que lo han logrado. Sabemos de algunos famosos héroes, pero no sabemos de miles de anónimos seres humanos que consiguieron, pese a todo, salir adelante y volver a ser felices.

La desgracia no es algo inherente al ser humano, como tampoco parece serlo la felicidad. Esto significa que se aprende a dirigir los sentimientos y pensamientos, hacia la desgracia o a la felicidad. Aunque pueda sorprenderte, la verdad es que la felicidad es una representación mental y la puedes construir en el encuentro con el otro.

Es importante no aislarte y participar con los demás. Ideal es pertenecer a un grupo de desarrollo personal, en el que todos desean ser un poco mejores. Pero lo mas importante, es aprender a amar. Dar amor, sin esperar nada a cambio, y darlo a todas las personas. Esto te abre al mundo y a la vida, te renuevas de energías y esperanzas.

Precisamente en esto último está la gran diferencia: tener esperanza. Esto significa tener proyectos de vida. Quienes viven simplemente por vivir, trabajan por ganar un dinero para luego gastarlo en algo, pero que no tienen ideales en la vida, están muy debilitados para enfrentar las tragedias o pruebas que la vida le presentará más temprano que tarde. Si vives solamente para lo inmediato, serás más desdichado.

Interésate sinceramente por los demás y con simples gestos de escuchar atentamente, hacer una pregunta pertinente, manifestar solidaridad, abrazar, dar afecto, etc., conseguirás dar alegrías e, incluso, salvar vidas. Con ello, ayudas a renovar esperanzas. Y lo notable es que sin darte cuenta, te encontrarás con personas que también se interesarán en ti, que renovarán tus esperanzas y que te darán amor y felicidad.

Mientras más altruistas sean tus objetivos, más se acercarán a verdaderos ideales. Mientras menos compitas y más cooperes, más felicidad tendrás en la vida.

El León y el Mosquito luchador


Un mosquito se acercó a un león y le dijo:
- No te temo, y además, no eres más fuerte que yo. Si crees lo contrario, demuéstramelo. ¿Que arañas con tus garras y muerdes con tus dientes? ¡Eso también lo hace una mujer defendiéndose de un ladrón !
Yo soy más fuerte que tú, y si quieres, ahora mismo te desafío a
combate. Y haciendo sonar su zumbido, cayó el mosquito sobre el león, picándole alrededor de la nariz, donde no tiene pelo.

El león empezó a arañarse con sus propias garras, hasta que renunció al combate. El mosquito victorioso hizo sonar de nuevo su zumbido; y sin darse cuenta, de tanta alegría, fue a enredarse en una tela de araña.

Al tiempo que era devorado, se lamentaba de que él, que luchaba contra los más poderosos, fuese a perecer a manos de un insignificante animal, la araña.

Moraleja: No importa que tan grandes sean los éxitos en tu vida, cuida siempre que la gloria por haber obtenido uno de ellos, no lo arruine todo.

La última pregunta



Durante mi último curso en la escuela, nuestro profesor nos puso un examen. Leí rápidamente todas las preguntas, hasta que llegué a la ultima, que decía así: ¿Cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela? Seguramente era una broma. Yo había visto muchas veces a la mujer que limpiaba la escuela. Era alta, cabello oscuro, como de cincuenta anos, pero... ¿cómo iba yo a saber su nombre? Entregué mi examen, dejando la última pregunta en blanco. Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen. Por supuesto, dijo el profesor. En sus vidas ustedes conocerán muchas personas. Todas son importantes. Todas merecen su atención y cuidado, aunque solo les sonrían y digan: !Hola! Yo nunca olvidé esa lección.

También aprendí que su nombre era Dorothy.

SIETE FRASES PARA MEJORAR LA COMUNICACION CON LA FAMILIA


1.- Te Quiero:
Ningún ser humano puede sentirse realmente feliz hasta escuchar que alguien le diga: "te quiero". Atrévete a decirlo a la otra persona, a tu cónyuge, a tus padres, a tus hermanos, a tus hijos, si es que nunca lo has hecho, haz la prueba y verás el resultado.

2.- Te Admiro:
En la familia, cada miembro tiene alguna cualidad o habilidad que merece reconocimiento: Todos, en algún momento, sentimos la necesidad de que se nos reconozca algún logro o meta alcanzada...¿Cuándo fue la última vez que le dijiste esto a alguien?

3.- ¡Gracias!
Una necesidad básica del ser humano es la de ser apreciado. No hay mejor forma de decir a una persona que es importante lo que hace por nosotros, que expresarle un ¡gracias!, no en forma mecánica, sino con pleno calor humano.

4.- Perdóname, me equivoqué:
Decir esto no es tan fácil, sin embargo, cuando cometas un error que ofenda o perjudique a otras personas, aprende a decir con madurez: "perdóname, me equivoqué".

5.- Ayúdame, te necesito:
Cuando no podemos o no queremos admitir o expresar nuestra fragilidad o necesidad de otros, estamos en un grave problema. No te reprimas. Pide ayuda! Que también son muy importantes las palabras.

6.- ¡Te escucho...háblame de tí!
¿Cuántas veces le has dicho a algún miembro de tu familia: "A ver, háblame, qué te pasa?".
Tal vez muchos problemas y mal entendidos se resolverían si tan sólo escuchásemos lo Que nos tratan de decir.

7.- Eres especial!!!
Es importante hacerles saber a tus seres queridos cuanto ellos significan para tí.

Un poco de helado para el alma


Una historia sobre cómo los corazones inocentes perdonan fácilmente


La semana pasada llevé a mis niños a comer a un restaurante. Mi hijo de seis años me preguntó si podía bendecir la mesa antes de comer lo que nos habían traído. Mientras inclinamos nuestras cabezas, y plegamos nuestras manos, mi niño dijo:

"Dios es bueno, Dios es grande. Te doy gracias por los alimentos que vamos a comer y te agradecería aún más si es que mamá nos da helado como postre. Y que haya libertad y justicia para todos. Amén".

Junto con algunas risas que provenían de las mesas de a lado, escuché a una mujer decir: "Eso es lo malo de este país. Los niños de hoy ni siquiera saben cómo rezar. Preguntarle a Dios por un helado. Que tontería".

Al escuchar tan duro comentario, mi hijo rompió a llorar y me preguntó si es que había hecho algo malo y si Dios estaría molesto con él. Lo abracé y le sequé sus lágrimas diciéndole que había hecho un magnífico trabajo y que Dios de ninguna manera estaría molesto con él.

Tan pronto acabé de decir estas palabras cuando un anciano se aproximó a nuestra mesa. Le hizo un pequeño guiño a mi hijo, se agachó a su costado y le dijo:

- "Estoy seguro que a Dios pensó que fue muy buena tu oración".

- ¿En verdad?, respondió mi hijo.

- Totalmente seguro. Luego en susurros le dijo: "Es lamentable que ella –señalando a la mujer con el dedo- nunca le pida a Dios por un helado. A veces, un poco de helado es bueno para las almas".

Naturalmente compré helados para mis niños para el postre. Luego de terminar su helado, mi hijo se quedó un poco pensativo e hizo algo que nunca olvidaré por el resto de mi vida. Sirvió un poco de helado en uno de los platos que había sobre la mesa y sin pronunciar ni una sola palabra caminó por el restaurante y se paró frente a la señora. Con una gran sonrisa él le dijo: "Esto es para Ud. A veces, el helado es bueno para las almas y la mía ya tuvo suficiente".

Dios de personas ocupadas


A veces pensamos que los que deciden acercarse a Dios o a la Iglesia son personas que no tienen que hacer...


Cuando Dios llamó a Moisés, estaba ocupado con sus ovejas en el monte Horeb.

Cuando llamó a Gedeon, estaba sacudiendo el trigo en una era.

Cuando buscó a Saul, estaba buscando las asnas de su padre.

Cuando llamó a Eliseo, estaba arando con doce yuntas de bueyes.

Cuando llamó a David, estaba apacentando las ovejas de su padre.

Cuando llamó a Nehemías, estaba sirviendo al rey.

Cuando llamó a Amós, estaba pastoreando sus ovejas.

Cuando llamó a Pedro y a Andrés, estaban echando las redes al mar.

Cuando llamó a Juan y a Santiago, estaban aderezando sus redes.

Cuando llamó a Mateo, estaba cobrando impuestos.


Ninguno, pues, estaba con los brazos desocupados...

Tú, ¿te consideras una persona muy ocupada?

http://www.aciprensa.com/Historias/historia.php?id=14

Quisiera ser un televisor


Tomás Martín Tamayo, periodista y amigo, en uno de sus excelentes artículos periodísticos,“Oración para meditar”, recoge de una postal, la sorprendente y enjundiosa oración de un niño. Tras cuatro años- Vueltas que da el mundo- llega a mi poder. También a mi me parece sorprendente y deliciosa en su ingenuidad, y digna de ser conocida. Literalmente transcribo:

“Señor, esta noche te pido algo especial, quisiera convertirme en un televisor, quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa. Es decir, tener un cuarto especial para mi y reunir a los miembros de mi familia a mi alrededor. Ser tomado en serio cuando hablo y convertirme en el centro de atención al que todos quieren escuchar, sin interrumpirle ni cuestionarle.

Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona y tener la compañía de mi padre cuando llega a casa, aunque esté cansado del trabajo. Y que mi madre me busque cuando esté sola y aburrida , en lugar de ignorarme. Y que mis hermanos se peleen para estar conmigo. Y que pueda divertir a todos, aunque a veces no les diga nada. Quisiera vivir la sensación de que lo dejan todo para pasar unos momentos a mi lado.

¡Señor, no te pido mucho, sólo vivir lo que vive cualquier televisor! “

Alejo Fernández Pérez

Optimismo


No maldigas la oscuridad,
sólo prende una vela.

Proverbio


Si lloras por haber perdido el sol,
las lágrimas no te dejaran ver las estrellas.

Rabindranath Tagore. Dramaturgo, poeta y filósofo indio.


De nada le sirve al hombre
lamentarse de los tiempos en que vive,
pero siempre le es posible mejorarlos.

Thomas Carlyle


Si tus males tienen remedio, ¿por qué te apuras?
Y si no lo tienen, ¿por qué te apuras?

Proverbio hindú


Las crisis nos hacen más inteligentes,
nos obligan a dar solución a problemas que sabíamos que existían,
pero no podíamos resolver por estar demasiado ocupados.

Jim Wolfensoun, Presidente del Banco Mundial

Dame tu generosidad


Las palabras pueden convencer..., pero los ejemplos arrastran (Foucault)

Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa y la guardó entre sus cosas. Un día se encontró con un viajero y al abrir su bolso para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, poco días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí.

El diablo es conservador


Claudio Magris, autor de Danubio, decía: "El diablo es conservador porque no cree en el futuro ni en la esperanza, porque no consigue siquiera imaginar que el viejo Adán pueda transformarse, que la humanidad pueda regenerarse. Este obtuso y cínico conservadurismo es la causa de tantos males, porque induce aceptarlos como si fueran inevitables y, en consecuencia, a permitirlos."


Los hechos no son lo mismo que las cosas. Las cosas reales están ahí, tranquilas, esperando sólo que las dejemos ser, es decir, que las conozcamos. Los hechos, en cambio, tienen que ser construidos: responder a los intereses de alguien y a estrategias casi siempre opacas. No confundir los hechos con la realidad representa el inicio de toda sabiduría, por modesta que sea.. La realidad "es de suyo" mientras que los hechos "son para mí".

No hay sistema humano, ni siquiera "el nuestro", el del liberalismo racionalista, que sea capaz de asegurar mecánicamente la felicidad humana en este pícaro mundo. Porque la felicidad nunca es un logro automático: hay que merecerla trabajosamente por el sabio ejercicio de la virtud, y vivirla gozosamente como un regalo inmerecido.

Según recuerda Donati, el Estado del Bienestar es una componenda entre burocratización y mercantilismo, donde se intenta reducir la libertad de los ciudadanos a veleidad hedonista. Lo que el permisivismo permite es siempre el dominio de los débiles por los fuertes, el asesinato flagrante de los físicamente indefensos, y la marginación de los más desfavorecidos. El ideal de vida personalmente lograda resulta sustituido por el éxito exterior, por los señuelos del dinero, el placer y la influencia. La verdad ya no es un valor en sí mismo ...depende de lo que resulte socialmente plausible relevante, correcto, aceptable, es decir, de lo que se nos imponga desde fuera. El Big Brother, -el Gran Hermano de Orwell- resulta muy activo.

El campo de batalla decisivo de este comienzo de milenio no es la política ni la economía: es la cultura y la educación.

El totalitarismo siempre ha procurado aislar a las personas; pero también el individualismo hedonista contribuye a ese aislamiento, porque nos enseña a conjugar el "yo", pero nos ha hecho olvidar qué significado pueda tener el "nosotros".

De ahí que no quede más remedio que conspirar. Se trata de una leal y pacífica conspiración civil a favor de la dignidad y de la libertad de las personas humanas.

Dichosos



DICHOSOS los que saben reírse de sí mismos, porque no terminaran nunca de divertirse.

DICHOSOS los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitaran muchos inconvenientes.

DICHOSOS los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegaran a ser sabios.

DICHOSOS los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.

DICHOSOS los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.

DICHOSOS los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.

DICHOSOS ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las cosas importantes: llegaran lejos en esta vida.

DICHOSOS ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.

DICHOSOS ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.

DICHOSOS los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitaran muchas tonterías.

DICHOSOS ustedes sobre todo cuando sepan reconocer al señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría.

Santo Tomás Moro (1478-1535)

Admitir



Un anciano que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron las gafas en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no le frenó en manifestar sus fuertes opiniones. Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: "El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre esta vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto". El anciano siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: "Querido, estás mirando un espejo". Moraleja: Tardamos en reconocer y admitir nuestras propias faltas, que parecen muy grandes cuando las vemos en los demás.

http://www.interrogantes.net

Ingrid Betancourt explica "He descubierto a la Virgen en la selva"



Ingrid Betancourt ha explicado a Benedicto XVI su experiencia espiritual durante su cautiverio. El encuentro ha tenido lugar en Castel Gandolfo y ha durado 25 minutos. El Papa ha recibido después a la madre de Betancourt, Yolanda Pulencio, a su hermana Astrid con sus dos hijos, de los cuales uno cumplía 11 años, y a un primo.

La ex candidata a la presidencia de Colombia fue secuestrada en el año 2002 por las Farc, las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, y fue liberada en julio después de una acción de las fuerzas armadas de este país.

La visita de Betancourt en Italia se terminará el miércoles.

¿De dónde surgió el deseo de encontrar al Papa y por qué era tan importante para usted?

"Es un sueño de todos los cristianos. Encontrar al Papa es algo que todos soñamos. Tomarle la mano, tener un contacto con este ser humano tan cercano a Dios para nosotros y que es como un descendiente de los apóstoles… hay algo de mágico, de maravilloso. Tenemos dos mil años de tradición. Saber que hay dos mil años sin interrupción de personas que se han pasado la llama desde Cristo hasta hoy… Esto para empezar. Y después porque me fascinó, me pasó algo extraordinario. Había caminado diez horas sin parar con un saco encima muy pesado, con hambre, sed, mosquitos… en fin, todos los horrores que hacen que una vida pueda convertirse en una tortura, que el hecho de existir sea una tortura. Establecimos un campamento, tenía mi hamaca y la mosquitera y me refugió allí para pasar la noche. Y en la paz y la posibilidad de respirar un poco, con la angustia de todos modos de non saber dónde nos llevaban y la tristeza de advertir que se alargaba y sin saber cuando terminaría… en aquel momento encendí la radio y oí la voz del Santo Padre que pedía la liberación de los secuestrados colombianos, y pronunció mi nombre. Cómo quiere que le explique lo que sentí… para alguien que se había convertido en una mercancía, en algo que se transporta, sin derecho a la palabra, humillado constantemente, se da cuenta, todas las veces que hablo de esto no puedo evitar llorar, me sabe mal. El hecho de pensar que él sabía que yo existía, que conocía mi nombre, y que yo era alguien para él me hizo volver a ser un ser humano".



Y este encuentro, finalmente. ¿Cómo ha sido, más allá de la emoción de todo católico por el hecho de encontrarse con el Papa?

"Primero hay esta dimensión de encontrar a quien te ha apoyado durante el horror. Y poder compartir con él todo lo que un católico se pregunta. En la selva, leyendo la Biblia, me formulaba muchas preguntas, cuestiones teológicas y de nuestra fe cristiana, y de nuestros ritos, como decirle, estaba triste pensando que hay tantos hermanos y hermanas cristianos que no conocen a la Virgen. Yo al Virgen la he descubierto en la selva, leyendo los Evangelios. Se me ha aparecido como una especie de luz, una mujer, para mí era esa joven mujer que tuvo la oportunidad de convertirse en la madre de Dios. Pero no veía más. Sí, que era buena, tierna… pero leyendo los Evangelios comprendí la dimensión de esta mujer, su carácter, su valentía, su inteligencia para hablar a su hijo. Comprendí toda esta dimensión y entendí que podía hablar con ella porqué sabía que ella me entendería. Entonces empecé a tener una relación más íntima con María porque no me atrevía a hablar con Jesús, sentía que estaba demasiado… demasiado lejos, demasiado alto, perfecto, demasiado Dios. En cambio a la Virgen la veía como a alguien humano, de familia, que me podía entender. Entonces pensé que hay personas que no entienden lo que ella puede hacer por todos nosotros, este puente, y no sólo para irle a decir a Jesús lo que le querríamos decir o de ayudarnos con cosas, oraciones o necesidades. Tenemos necesidad de todo, de dinero, de afecto, de trabajo, de estudios… todo esto lo podemos expresar, y Jesús nos escucha. Pero de repente, encontrar a esta mujer que no sólo escucha sino que además responde... Quizá para decirnos: estad tranquilos, sed más pacientes, no guardéis rencor en vuestro corazón, aprended a hablar con él directamente… Date cuenta que puedes hablar con él directamente, no me necesitas para hablarle. En fin, le digo todo esto pero podríamos estar horas… Dios hace bien las cosas, Dios hace las cosas bien”.

Déjate Amar…..


Mujeres que cambiaron al mundo

Isabel de la Trinidad, una mujer que te puede enseñar la importancia de dejarse amar por Dios.

Por Sheila Morataya-Fleishman

“Amemos nuestras cruces. Son todas de oro, si se ven con los ojos del amor” Isabel de la Trinidad.

Dicen que desde muy pequeña sus rabietas eran para recordarse, pues a los 5 y 6 años no ocultaba sus enojos y sus ojos parecían provocar un incendio ante aquello que se opusiera a sus caprichos. Había nacido un 18 de Julio de 1880, de padres muy pobres pero cristiano y trabajadores.

La vida de Isabel de la Trinidad no tiene especialmente nada de relevante a los ojos del mundo, pues no fue una escritora consagrada, no fundó ningún convento o camino en la Iglesia, sin embargo vivió siempre, y desde muy niña, abrazada a la cruz. Su mensaje es Cristo céntrico y nos invita a vivir la santidad en medio del mundo siendo dóciles a las mociones del Espíritu Santo.

Un poco más de ella.

Su personalidad desde muy niña era muy viva, alegre y orientada al logro, sin embargo en medio de todo ello, Isabel enseñaba ya a los cuatro años de edad a rezar a sus muñecas.

A los seis años el Padre Celestial le dio las primeras muestras de la predilección que tendría hacia su alma. Su entrañable abuelo Raimundo Rolland murió. Ocho meses más tarde llega un luto mucho más doloroso que el primero. La muerte de su “papaíto” de un ataque repentino al corazón hizo experimentar a la niña un profundo dolor y le ayudo a “ver” en medio de su inocencia la fragilidad de la vida y el significado oblativo que tendría el dolor más adelante en su vida. Sin embargo, no fue ese el momento de su gran encuentro con Cristo. La desaparición de estos dos hombres de su vida, la llevaron a apegarse mucho más a su madre y a su menor y única hermana, Guita.

La vida sigue

Tras la muerte de su padre, su madre se ocupa de matricularla en el Conservatorio de Dijon en donde recibirá sus primeras clases de piano. Isabel practicaba largas horas con una “voluntad de hierro” hasta perfeccionar cada partitura.

Su primera confesión a los siete años provocó en ella una “conversión” que se vio reflejada en una disminución y lucha contra su propio temperamento colérico. Sus luchas ya a esa edad las vivía “dentro”. A los 11 años antes de hacer su primera comunión escribe: “…como espero que pronto tendré la dicha de hacer mi primera Comunión, seré todavía más buena, porque pediré a Dios que me haga todavía mejor”.


“No tengo hambre. Jesús me ha alimentado”.

El día 19 de abril de 1891 Isabel de la Trinidad fue arrebatada por el devorador amor de Jesucristo. Ese día después de recibirlo por primera vez en su corazón de niña, lloraba copiosamente de alegría y al salir de la Iglesia le dice a una amiga de la familia: “No tengo hambre. Jesús me ha alimentado”. Es a esta tierna edad que Isabel empieza a componer sus primeras poesías,. Poesías que algunas veces están llenas de errores gramaticales ante la pobreza académica de su educación, ya que por su dedicación intensa al piano se fue dejando a un lado su educación académica.

Sus escritos “mueven” a la conversión, a amar a Dios Padre tiernamente y a hacerse solidarios con el mensaje de Jesucristo abrazando la propia cruz y amando el dolor. Cuando escribe lo hace con su alma y corazón mirando directamente a Jesús, a María o al Cielo. El 17 de agosto de 1894 con solo 14 años escribe :” Jesús, de ti esta mi alma celosa,-quiero ser pronto tu esposa, -contigo quisiera sufrir- y para verte morir.” Isabel por predilección divina había conocido y entendido el verdadero “ideal” de la vida y vivía su vida en la presencia de aquel a quien comenzó a llamar “Dios todo amor”.

Obedecer por amor.

A los trece años Isabel había manifestado a su madre su deseo por abrazar la vida religiosa, más ésta se opuso rotundamente. Isabel solo quería hacer la voluntad del Padre y obedecía por este amor a su madre y llena de amor acepto esperar su entrada al Carmelo hasta cumplir los veintiún años. Empezó a ganar premios de piano debido a su notable talento musical. En los periódicos de época aparecían artículos sobre ella, acerca de la belleza de sus dedos largos y la sonoridad y verdadero sentimiento que imprimía en cada una de sus ejecuciones. Su belleza física ya destacaba y era cortejada por los mejores partidos de la sociedad francesa. Vivía intensamente pues le gustaban los bailes, paseos por las montañas y le gustaba vestir elegantemente. Sin embargo su corazón estaba totalmente sumergido en Dios, había hecho una promesa de virginidad perpetua a los catorce años y sufría por no poder hacer la realidad su entrega total a la vida silenciosa y oculta tras las rejas de un claustro o su Carmelo querido.

A los diecisiete años, estando en el mundo ya no pertenece a él y decide comenzar una vida orientada hacia la santidad desde ese estado, haciendo lo que debe de hacer con la mayor naturalidad y sin ruidos , esforzándose por vivir las virtudes humanas de una manera extraordinaria. Entre estas virtudes destacan: su inmensa alegría, los finos detalles que tenía para su mama y hermana y su compromiso y sentido profundo con la amistad. Gozaba de gran popularidad y era muy admirada y querida por todos ya que en su presencia nadie se sentía rechazado. Vivía pues, como cualquier joven de su edad mientras que al mismo tiempo a los 15 años escribía en una poesía a María Inmaculada : “ Siempre con El esta mi corazón- y día y noche pienso en El, - en este celestial divino Amigo, - a quien probar quisiera su ternura.” Este pequeño verso revela ya la profunda unión que vivía con El Señor viviendo aún en casa de su madre y hermana.

Apostolado por medio de un estilo de vida.

Isabel se sentía llevada y atraída por la presencia de Dios y respondía con una generosidad sin límites. Estaba convencida que para tener total entrega a Dios y al mensaje de Jesucristo no era necesario apartarse de el mundo, Aún confesando la felicidad de su vocación de carmelita, antes de entrar al mismo y por complacer a su madre se extendió sobre lo que constituye la riqueza común de todo cristiano, tanto en el monasterio como en la múltiple actividad en pleno mundo. Se esforzó por vivir de una manera extraordinaria las virtudes humanas y a los 19 años comenzó a recibir las primeras gracias místicas. Cuando por fin cumplió sus veintiún años y entro al Carmelo conservo muchas de sus amistades y las cultivo por medio de cartas en donde daba a cada una consejos para vivir una vida orientada al amor de Dios y la santidad poniendo amor en todo lo que se hacía, pues hasta en lo más pequeño e insignificante se podía ofrecer la vida constantemente a Dios.

En una de sus cartas escribe: “Es un privilegio de la mujer, tener un corazón compasivo. Dios ha puesto en ella tanta capacidad de entrega. La ha colocado en la tierra para enjugar las lágrimas, aliviar...todas las penas y permanecer firme al pie de la cruz. Nosotras las mujeres deberíamos ser la alegría de nuestro padres. Y toda aquella que se convierte en madre debe “atender” a aquellos que Dios les ha confiado. Entregaos, pide...Dios ha puesto en vuestro corazón tantos tesoros de abnegación. Si Dios os pide para El vuestros hijos o vuestras hijas, ¡ah!, sabed sacrificárselos sin dudar; sabed ser heroicas...


Su Fidelidad a la gracia y a María

Isabel de la Trinidad además de vivir las virtudes humanas, vivía las virtudes sobrenaturales. Era alma de oración y unión filial; la eucaristía era para ella su alimento diario así como su amor a la Santísima Virgen María. Renovaba su consagración a la Santa Virgen una y otra vez, pues estaba segura que Ella lo podía todo.

Así le rezaba: “ Oh María, tu, a quien rezo cada día para obtener la humildad, ven en mi ayuda, quiebra mi orgullo, mándame muchas humillaciones, Madre querida.”

¿Quieres progresar en la vida espiritual amiga mía? Pues entonces lee y práctica las virtudes de esta gran mujer de la Iglesia. Descubre la bondad, dulzura y generosidad oculta que hay en tu corazón cuando te haces niña. Cuando por conocer a Jesucristo vuelves a hacerte inocente. Isabel de la Trinidad hizo todo esto y cuando estaba a punto de ingresar a la casa del Padre, después de una penosa y larga enfermedad de tuberculosis que la consumió enteramente estas fueron sus palabras: “voy a la luz, al amor, a la VIDA”.


Epílogo: Isabel de la Trinidad fue beatificada por el Papa Juan Pablo II el 25 de Noviembre de 1984

http://www.encuentra.com/documento.php?f_doc=1464&f_tipo_doc=9

¿Cómo puede usted realmente disfrutar de su trabajo?


¿Recuerda como eran las conversaciones que teníamos con nuestros amigos de niñez? Una decía que cuando grande quería ser Enfermera; otro, Doctor, Policía, Bombero, Maquinista de un laaargo tren, Profesor, Cantante, Modelo…¡Que tiempos aquellos! ¿Logro concretar su sueño? ¿Qué hace usted para ganarse el sustento? ¿Se siente frustrado tal vez por que el trabajo que logro encontrar no es lo que usted quería?

La importancia de la actitud

No es sensato clasificar los diferentes tipos de trabajo como superiores o inferiores, nobles o innobles, prestigiosos o sin prestigio. Todo trabajo es igualmente honorable y noble, a no ser que se trate de un trabajo que tenga algo censurable desde el punto de vista moral. Sin embargo, el hecho es que la mayoría de las personas no consideran el trabajo así. ¿Por qué no?

Frecuentemente se juzga el valor de los diferentes tipos de trabajo según su importancia relativa en una escala monetaria. Pero ¿es el trabajo del artista de cine o de teatro, quien quizás gane cientos de miles de dólares, realmente más importante que el trabajo del recolector de basura, quien contribuye directamente a la sanidad pública? ¿Es la atención amorosa de una madre, quien no recibe “ningún salario”, menos importante que la atención que la maestra asalariada suministra al hijo de ésta? El estudio que se hizo en los Estados Unidos sobre el tema Work in America (El trabajo en los Estados Unidos) llega a la conclusión de que nadie “vale cien veces más que otra persona solo porque se le pague cien veces más”.

Tampoco es prudente evaluar lo satisfaciente que sea cierto trabajo basándose en el prestigio que éste parezca ofrecer. Lo que importa es lo que se logre. Por ejemplo: El arquitecto que haya perdido su habilidad para diseñar con facilidad tiene menos razón inmediata para sentirse satisfecho, a pesar del prestigio que posiblemente tenga, que el conserje que logre mantener su edificio inmaculado. El trabajo debería considerarse desde el punto de vista de lo que logra a favor de otras personas, no solo a la luz de lo que nos proporciona en términos de salario o prestigio. El que aprendamos a reconocer esto hará que nos sintamos más contentos con nuestro trabajo.

Cómo disfrutar más del trabajo

Esfuércese por hacer trabajo de buena calidad. Los buenos hábitos de trabajo incluyen el tener metas en cuanto al desempeño de la labor y entonces esforzarse por lograrlas.
Pero tenga cuidado: Las metas deben ser prácticas y alcanzables. De lo contrario, el no poder realizarlas resulta en desánimo y mayor descontento. Resuélvase a hacer su trabajo lo mejor que pueda, pero no espere perfección.
Sea concienzudo. El trabajo bien hecho y completado a tiempo promueve el sentimiento satisfaciente de logro y es motivo para sentir orgullo sin pretensiones. También es una bendición para los demás. Por otra parte, el trabajo efectuado de manera negligente puede costarnos nuestro amor propio, mientras que puede atacar a los nervios de otras personas o posiblemente tener un efecto aun más perjudicial. Por ejemplo, ¡piense en el daño que pudieran causar los mecánicos, los médicos o las enfermeras si son descuidados en su trabajo!


Evite hacerse esclavo de la rutina: Con el tiempo, cada cual desarrolla cierta manera de hacer las cosas. Para evitar que dicho patrón se convierta en una rutina aburrida, algunos han hallado que es provechoso cambiar su patrón de trabajo de vez en cuando. Quizás se pueda cambiar el orden en el que se desempeñan ciertas tareas.
Por supuesto, no todos pueden alterar grandemente su manera de trabajar; pero muchos oficinistas han hallado que el simplemente cambiar la posición del escritorio les ha dado la sensación de estar iniciando su labor desde una nueva perspectiva y también ha contribuido algo novedoso a su trabajo.
¿Habrán descubierto esto mismo aquellas dueñas de casa que tienen la reputación de estar mudando constantemente los muebles de un lugar a otro?


Manténgase en buena condición física. Esto es imprescindible para disfrutar del trabajo. Duerma lo suficiente de noche. Dedique los fines de semana a actividades que no resulten en que su trabajo sea de calidad inferior el lunes debido a que usted no tiene ganas de trabajar. El estar siempre cansado puede hacer de usted un empleado que esté mirando constantemente el reloj o un trabajador que esté siempre impaciente porque llegue el fin de semana. ¡Puede que hasta se sienta simplemente como un prisionero que está cumpliendo una condena en la prisión!


Contribuya a que haya un ambiente alegre. Mantenga el lugar donde usted trabaja, así como los lavamanos y los retretes, tan limpios y nítidos como pueda. Quizás se le permita colocar una planta en algún lugar o un cuadro de buen gusto en la pared para alegrar un poco el ambiente. Tal vez su esfuerzo por tratar de mejorar el ambiente influya en otros y dé a la gerencia el incentivo para hacer otros cambios deseables.


Sea agradable y amistoso. No permita que las diferencias de opinión o los choques de personalidad interrumpan el progreso del trabajo. Evite las confrontaciones. Sobre todo, no se deje contagiar del descontento de otros. Mantenga una actitud positiva. ¿Por qué debería usted sentirse desdichado solo porque otros tal vez se sientan así?


Mantenga su mente alerta. Los trabajos supuestamente monótonos por lo general son aquellos que requieren poco, o ningún, esfuerzo mental. Si su trabajo es de esta clase, puede que le sea un verdadero desafío mantener activa su mente. Trate de meditar en asuntos que haya aprendido anteriormente. Claro, esto no quiere decir que se debe soñar despierto en el trabajo o crear situaciones peligrosas debido a estar pensando en otros asuntos mientras se efectúa una labor que requiera concentración. Pero, al desempeñar alguna labor que no ocupe su mente por completo, mantenga ésta alerta dándole algo que hacer.


¡Persevere! No permita que los problemas que surjan en el trabajo le roben su contentamiento. Resuélvalos, o aprenda a vivir con ellos. “No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien”.


Sea equilibrado. El duro trabajo es bueno; pero el tener demasiado de algo bueno no hace que esto automáticamente sea mejor. A las personas que consideran el trabajo como lo más importante (aun más importante que los amigos y la familia) se les llama en países de habla inglesa workaholics —combinación de los términos en inglés work (trabajo) y alcoholics (alcohólicos), como si se dijera “trabajólico”—; pudiéramos llamarlos maníacos del trabajo o “trabajómanos”. A dichas personas les falta el equilibrio. Aunque el apegarse a un horario extremadamente cargado tal vez las haga felices a ellas, rara vez hace felices a los que tienen que vivir y trabajar con ellas.
Usted puede hacer más placentero su trabajo por medio de poner en práctica algunas de las sugerencias que se acaban de mencionar.
Si no ha podido realizar su sueño de niñez con respecto a su trabajo no se desanime. En estos tiempos lo importante es encontrar, mantener y cuidar un trabajo. Piense, esto es en lo que puedo desempeñar… por ahora, eso no quiere decir que con perseverancia y con la ayuda del buen Dios podré encontrar algo mejor; por eso no deje de estar Atento al lobo. Mientras tanto recuerde que usted es el capital activo mas importante de su empresa ¿Quiénes son el capital activo mas importantes de las Empresas?¡Los trabajadores!

Waldo Freire
Conferencista motivacional

Lo que vale una vida


En el transcurso de una cena de una obra de caridad, el padre de un niño minusválido pronunció un discurso inolvidable… Es este:
Decimos que Dios hace todo con perfección… ¿Dónde está la perfección en Shay, mi hijo? Mi hijo no puede comprender las cosas como otros niños. Mi hijo no puede recordar como otros niños… ¿Dónde está pues la perfección de Dios? Creo que creando a un niño retrasado como mi hijo, la perfección que busca Dios es: Cómo reaccionamos con este niño…

He aquí una pequeña anécdota para ilustrar mis declaraciones.

Shay me dice: " ¿Piensas que me dejarían jugar?”.
Sabía que Shay no era la clase de compañero de equipo que los chicos buscan normalmente, pero esperaba a pesar de todo que se le permitiera jugar. Pido pues a uno de los jugadores de campo si Shay puede participar…
El jugador reflexiona algunos instantes y dice:
“Perdemos por seis puntos y estamos en la octava manga, creo que puede formar parte del equipo y tener la oportunidad de batear en la novena vuelta. "
Shay lanzó un suspiro enorme.
Le decimos a Shay que se ponga su guante y que tome posición.
Al fin de la octava manga, el equipo de Shay puntuó pero todavía hay una diferencia de tres puntos. ¡Hacia el fin de la novena vuelta, el equipo de Shay gana todavía un punto! El equipo tiene ahora dos puntos de diferencia y todavía una posibilidad de llevarse el partido…
Cosa asombrosa, le dan el bate. Todos saben que es casi imposible ganar porque Shay no sabe ni cómo coger el bate, ni cómo golpear una pelota.
Cuando Shay se colocó sobre la zona de recepción, el lanzador se acerca algunos pasos y lanza la pelota bastante despacio para que Shay pueda por lo menos tocarla con el bate.
Shay batea torpemente el primer lanzamiento, sin éxito. Uno de sus compañeros de equipo viene en su ayuda y los dos agarran el bate, esperando el próximo lanzamiento.
El lanzador se acerca un poco más y muy despacio le echa la pelota a Shay. Con su compañero de equipo, Shay golpea la pelota que rueda hacia el lanzador que la recoge.
Habría podido fácilmente lanzarla a la primera base, eliminar de cualquier manera a Shay y haber acabado el juego. Pero en vez de eso, el lanzador lanza la pelota muy alta en el campo lejos de la primera base. Todos ellos se echan a gritar:
“¡Corre a la primera base, Shay! ¡Corre a la primera base! ¡! ¡! "
Jamás habría tenido la oportunidad de correr a la primera base. Shay galopa a lo largo de la línea de fondo, totalmente asombrado. Cuando logra la primera base, el receptor de la derecha tiene entre manos la pelota; podría fácilmente lanzarla a la segunda base, lo que eliminaría a Shay que no deja de correr. Pero lanza la pelota arriba hacia la tercera base y todos gritan:
“¡Corre a la segunda! ¡Corre a la segunda ! "
Los corredores delante de Shay se acercan a la segunda base, el adversario se dirige hacia la tercera base y exclama:
“¡Corre a la tercera! "
Cuando Shay pasa por la tercera, los jóvenes de ambos equipos le siguen exclamando:
“¡Haz todo el circuito, Shay! " Shay completa el circuito, alcanza la zona de recepción y los jugadores le levantan sobre sus hombros.
¡Shay es un héroe!
Acaba de hacer una gran carrera y de ganar el partido para el equipo.
Todo ese día estuvo su padre con lágrimas en los ojos. “Estos 18 chicos alcanzaron su propio nivel de la perfección de Dios. "