La felicidad de andar por casa


Un sabio consejo y Ten a tu mujer en la más alta estima

Un sabio consejo

Paul Newman, recientemente fallecido, estuvo casado durante más de cincuenta años con la misma mujer. Es muy conocida su respuesta a la pregunta sobre el motivo de su éxito matrimonial: "¿Para qué buscar una hamburguesa si tengo en casa un entrecot?. Joanne siempre me ha dado apoyo incondicional en todas mis decisiones y esfuerzos, eso incluye mis carreras de coches, que ella deplora. Para mí eso es amor".

Más allá de la parte dedicada a la hamburguesa, en la respuesta de Newman queda clara la importancia que para los hombres tiene el apoyo incondicional de la mujer; y es que detrás de casi todo hombre se esconden inseguridades y la necesidad de sentirse apoyado.

La contestación de Joan Woodward: "Estar casada con Paul es estar casada con el hombre más considerado y romántico", ponía de manifiesto lo que aprecian muchas mujeres en los hombres, consideración, estar en los detalles, mostrar los sentimientos, ser románticos.

Es el sabio consejo de la voz de la experiencia de cincuenta años de matrimonio.

Ten a tu mujer en la más alta estima

Sin duda alguna el matrimonio de los padres es el cimiento de lo que será el futuro matrimonio de los hijos. La fuerza de los hábitos y comportamientos que los niños aprenden en casa a través del ejemplo de los padres es fundamental en su desarrollo y, aunque es verdad que la vida es muy larga y rica y son muchas las influencias, los años de la infancia y adolescencia son cruciales. De cómo se traten los padres dependerá en gran medida cómo trataran los hijos a sus propios cónyuges.

Por eso me parece muy importante intentar poner en práctica este consejo: "enseñaré con mi ejemplo a nuestros hijos a tenerte en la mayor estima". Es el padre con su trato diario quien transmite el respeto, la delicadeza y el cariño con que la madre debe ser tratada.

http://www.fluvium.org

2 comentarios:

Claudia dijo...

Cómo dice el poeta....Querer con los ojos y besar con la mirada....

deMónicamente dijo...

el mundo nos tiene acostumbrados a la frase: ¨haz lo que yo digo, y no lo que yo hago¨.

la cuestión es elegir cómo ser en ¨nuestro mundo¨

Muy buena entrada!!!

kissessss